Condenan a 15 años de prisión al Padre Meño

 El sacerdote Juan Manuel Riojas, conocido como el Padre Meño, fue condenado este jueves a 15 años de prisión, luego de ser encontrado culpable de los delitos de violación calificada y violación en grado de tentativa con abuso de autoridad y confianza, por aprovecharse de su condición como ministro de culto religioso.

El día 11 de octubre será la lectura de la sentencia y no tendrá derecho a ningún beneficio, de acuerdo a lo expresado por Hugo Flores, asesor jurídico de la víctima.

Este jueves concluyó la presentación de testigos en la audiencia de individualización de penas del juicio en contra del sacerdote Juan Manuel Riojas Martínez y donde el ministerio público, defensa y asesores jurídicos expusieron sus alegatos de cierre.

La audiencia inició a la 10:30 de la mañana y concluyó después de las 5:00 de la tarde tras la presentación de un total de tres testigos que solicitó la defensa.

La abogada del Padre Meño, Vanessa Ramírez, dio a conocer que interpondrán un recurso de apelación, pues asegura que el sacerdote es inocente y con las pruebas presentadas se da cuenta de ello.

Fue el pasado jueves 27 de septiembre, cuando –en un hecho sin precedentes en la historia de Coahuila- un Tribunal de Juicio Oral declaró culpable a Juan Manuel Riojas Martínez, de los delitos de violación calificada y violación en grado de tentativa, cometidos en contra del ex seminarista Javier Calzada.

El caso se remonta al 2017, cuando Calzada Tamez denunció el abuso sexual que sufrió por parte del sacerdote Juan Manuel Riojas Martínez, cuando era menor de edad y se encontraba estudiando en el Seminario de Piedras Negras.

En esa época Riojas Martínez o identificado como padre “Meño”, fungía como rector del seminario.

Javier Calzada Tamez tenía 16 años de edad cuando fue objeto de los abusos de Juan Manuel Riojas.

Calzada Tamez, denunció ante el Ministerio Público que en un aniversario de ordenación del padre “Meño”, al terminar los festejos y bajo los influjos del alcohol, el sacerdote, su guía, su ídolo, lo atacó sexualmente en su habitación.

Fue el primero de cuatro ataques que sufrió por parte del ex rector del Seminario, causándole dolor físico y emocional, sin embargo, la última agresión fue la que marcó su vida.

Se supo que Calzada buscó a un sacerdote de su confianza para contar su historia de dolor y recurrió al consejero espiritual, el padre Jesús Compeán.

Como parte de su instrucción sacerdotal, fue enviado al Seminario de Monterrey, Nuevo León, donde se detectó su sufrimiento y a través de sesiones psicológicas y psiquiátricas, logró relatar su pesar ante las autoridades. (Con información de La Rancherita del Aire)

 

Comments are closed.