Se confrontan entre diputados de Morena en plena sesión de San Lázaro

 

El coordinador parlamentario de Morena, Mario Delgado, y la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna, se confrontaron en plena sesión, pese a ser miembros de la misma bancada.

Padierna Luna, en funciones de presidenta de San Lázaro, dirigió un mensaje al término de la comparecencia del secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya.

“Las finanzas son muy preocupantes y van a limitar el desarrollo en adelante”, le lanzó Padierna.

Los priistas, a gritos, trataron de impedir que siguiera su mensaje, argumentando que, por acuerdo de la Junta de Coordinación Política, no podía haber intervenciones después de la última de González Anaya, informó El Heraldo de México en su sitio web.

“Fue acuerdo de la Mesa Directiva… Estamos en el poder Legislativo y aquí es el poder Legislativo el que tiene la última palabra. Ruego a los diputados del PRI guardar silencio y sentarse”, reviró la morenista.

Y agregó: “Viva la mayoría democrática que ganó la elección”.

Al término de su intervención, una diputada priista quiso intervenir, pero Padierna pidió se le cerrara el micrófono y le dio la palabra a su coordinador, Mario Delgado, quien también le reclamó su discurso.

“Con todo respeto, (quiero) hacerle un extrañamiento, porque el acuerdo que tomo la Junta de Coordinación Política sobre la mecánica de las comparecencias tiene que ser respetado”, lanzó Mario Delgado.

“Perdóneme señor diputado Mario Delgado. Se está respetando a cabalidad el formato de la comparecencia. La Mesa Directiva, en reunión, acordó que el poder Legislativo cierra la comparecencia”, reviró Padierna.

Gerardo Fernández Noroña del PT pidió la palabra para aclarar que la Mesa Directiva le había informado de ese acuerdo, pues, al inicio de la comparecencia, él reclamó por el formato.

Luego tomaría la palabra, el coordinador de los diputados priistas, René Juárez para decir: “Presidenta: no estamos en contra del acuerdo que se tomó para que usted hiciera uso de la palabra. No estamos de acuerdo y rechazamos que usted haga juicios de valor y pongan en riesgo la unidad de nuestro parlamento le sugerimos que exprese usted el sentimiento de este colectivo que es de respeto y no una visión parcial”.

Para ese momento, los diputados gritaban, chiflaban y aplaudían sin mucha claridad sobre quién era el destinatario de sus expresiones. (EL HERALDO DE MÉXICO)

 

Comments are closed.