CAFÉ POLÍTICO

29
856

RAMÓN BETANCOURT

EL RIEGUE DE SERGIO LARA

Sergio Lara Galván, titular de la Secretaría del Ayuntamiento de Torreón, les tomó el pelo a los ciudadanos; los engañó. Lara había señalado públicamente –orondo y henchido– que el gobierno municipal estaba bien preparado para cualquier contingencia de la naturaleza, que no había de que preocuparse si volviera a caer otra fuerte lluvia en Torreón. Pero sus palabras fueron falsas de toda falsedad. Nos mintió y simuló a todos. El pasado viernes a las 12 del mediodía cayó un chaparrón que trajo como consecuencia que las principales vialidades se inundaran creando un caos de los mil demonios ya que el bulevar Independencia, el Constitución, Abastos, el Revolución, Diagonal Reforma, la Ávila Camacho, Cuauhtémoc, el centro de la ciudad y otras calles de intenso tráfico vehicular, se inundaron al grado de que autos flotaban ante los embates del temporal, como sucedió frente al restaurante Ok Maguey.

RECONOCE ERRORES

Cabe destacar que al alcalde Jorge Zermeño se le vio franco y veraz. En el programa Contextos de Radio GREM, el edil señaló textualmente: “Hay que reconocer también los errores humanos. Por ejemplo, se va la luz en el área en donde está el Nudo Mixteco; se paran las bombas y en ese momento se inunda. Hay una planta especial ahí que funciona inmediatamente cuando se va la luz. Sin embargo estaba fuera de servicio la batería que hace que funcione inmediatamente. Son errores humanos por falta de previsión debo reconocerlo, para que no nos pase lo que pasó ayer; que se volvió un caos aparte de la inundación del bulevar Independencia (…) Sí son errores nuestros, hay que reconocerlo que no se actuó con la previsión necesaria”.

MILES DE AFECTADOS

Sobre este tema de inundaciones, han sido miles los afectados que perdieron parte de los muebles de sus casas; o automovilistas que perdieron sus vehículos al metérseles agua al motor, lo que ha generado pérdidas millonarias y lo peor, el haber perdido su unidad de transporte. Solo queda ver cómo responden las aseguradoras. Ahora bien, hay que dejar por sentado los siguientes puntos: 1) Existe incapacidad e ineficiencia en el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (SIMAS-Torreón). Además los pleitos continúan entre los sindicatos y con la paramunicipal haciendo a un lado la chamba principal. 2) Ello ha traído como consecuencia que este organismo no se haya aplicado en su trabajo como Dios manda. 3) La injerencia desmedida de Antonio Loera López (a) “Atila”, que a pesar de que no tiene conocimiento de cómo resolver los problemas de las inundaciones, metió su cuchara para solo complicar y entorpecer las labores propias de SIMAS y de Protección Civil. Vaya irresponsable. 4) No se previó a tiempo la limpieza de alcantarillas que dicho sea de paso; todo mundo sabe que están semi tapadas por tantas cosas que tiran ciudadanos necios y mentecatos. 5) Se omitió la revisión del estado en que se encuentran bombas y cárcamos pluviales y sanitaros de la ciudad. Obvio que estaban en pésimo estado. 6) La reparación de colectores se les dio a empresas de nula experiencia a través de obras por invitación. Es decir, no fueron concursados. 7) Hay colectores colapsados –antes de las inundaciones– que no fueron reparados a tiempo. Ello impidió que se bombeara agua a su máxima capacidad. Es decir, no hubo previsión como nos hicieron creer. 8) Las bombas no se prendieron a tiempo dado que hubo conflictos internos, repito, entre diferentes áreas de la administración municipal. 9) Desde hace varios meses se dejaron de aplicar labores de limpieza de colectores a sabiendas que el mes de septiembre, es la época de huracanes e intensas lluvias. 10) Sergio Lara declaró a los medios de comunicación; “estaban preparados para el temporal de lluvias”. Pero la verdad sea dicha, nunca existió un plan de contingencia.

¿PLAN DE CONTINGENCIA?

Estos componentes y otros más detonaron las enormes inundaciones, trastocaron por horas el tráfico vehicular, cientos de autos –o quizá miles– tendrán que ser reparados a un costo muy alto, por lo que miles de ciudadanos (contando familias completas) tendrán que irse a sus trabajos, escuelas o puntos de diversión a pie. Hagamos la glosa: Nunca se elaboró un plan de riesgo, por lo que el Ayuntamiento nunca estuvo preparado para ayudar a la ciudadanía. La indolencia es muy grave. Eh ahí las consecuencias. Y lo peor del caso, es que todo mundo sabe –insisto– que la época de lluvias, huracanes y tornados es precisamente este mes patrio de septiembre. Así las cosas, ahora le tocó el turno a Jorge Zermeño, que anda capoteando el vendaval de críticas por la apatía, pereza y falta de entrega de sus colaboradores. Que quede claro: A) tenemos un SIMAS sin cabeza. B) A un gerente general Juan José Gómez Hernández que renunció hace meses y no le fue aceptada su renuncia. C) A un “equipo” de trabajo de varias áreas enfrentadas, antagónicas y en conflicto. D) A un Toño Loera que pretendió manejar la situación, pero la agravó más. Es decir, es el momento preciso para que el alcalde tome cartas en el asunto y aplique criterio. O sea, debe hacer cambios en su cuerpo de colaboradores. Jorge sabe quienes les están fallando, por lo que debe hacer a un lado terquedad, capricho y cerrazón a fin de fortalecer las áreas que están fallando. Ello es impostergable y urgente. De esta forma, evitaría que su administración siga siendo criticada por todos los torreonenses y por los medios de comunicación. Estaremos pendientes.

PRIISTAS Y PANISTAS PIDEN DESALOJO

En otro tema. Tengan razón o no los maestros de la Sección 38, de la Narro y de la UAdeC, eso no les da facultades para tomar el Congreso del Estado y exigir que se reforme la ley de pensiones. La reglamentación del Poder Legislativo en uno de sus articulados es resguardar la seguridad tanto de los diputados como del recinto oficial. De ahí que el diputado priista Jaime Bueno, presidente de la Junta de Gobierno y el diputado panista Juan Antonio García Villa, presidente de la mesa directiva, hayan solicitado el apoyo de agentes de seguridad pública para desalojar pacíficamente a los protestantes. Huelga decir que cualquier grupo de mentores, profesionistas o de la sociedad civil, deben agotar las instancias de comunicación que solo privilegian el diálogo franco y abierto.

PANISTAS ENCUBIERTOS

Por cierto, la presidente de Participación Ciudadana 29 (PC29) Patricia Vargas, enseñó su gen político panista ya que criticó el desalojo por parte de elementos de seguridad pública. Ahora bien, para nadie es un secreto que PC29 es el brazo ejecutor de Acción Nacional en Torreón y en Coahuila. Vamos, Participación Ciudadana 29 son las cenizas de lo que quedó de aquellas Mujeres por Torreón que nacieron solo para hacerle la vida de cuadritos al entonces alcalde Mariano López Mercado. Durante los gobiernos panistas Mujeres por Torreón y posteriormente PC 29, nunca criticaron a Zermeño, Guillermo Anaya, José Ángel Pérez y nuevamente a Jorge Zermeño, por lo que es muy obvio que este grupo de la “sociedad civil y apartidista” –más falso que un billete de 40 pesos–, carece de seriedad y objetividad. En fin.

Comments are closed.