Don Fidel: el peluquero con mayor tradición en Saltillo

Ha cortado más cabelleras que cualquier rudo o técnico en la historia de la Lucha Libre. Sus tijeras son tan precisas como las manos que las portan. El establecimiento en el que se ubica, guarda una longeva historia, contada por sus muebles, espejos y cuadros. En su antigua radio suena día a día la música de Pedro Infante. Es, por tradición, el peluquero del Centro Histórico de Saltillo, actividad que ejerce con el profesionalismo otorgado por sus más de seis décadas de trayectoria. Su nombre es Fidel Luna Bustos, de 84 años de edad.

«A mí me gustó este oficio desde la edad de 20 años, que fue cuando empecé a trabajar. Procedo de Monterrey y aquí me establecí, ya tengo 60 años en Saltillo. Le cortado el cabello a tres generaciones de saltillenses, esto me da una satisfacción muy bonita y aquí los sigo esperando hasta que Dios me dé licencia»

Don Fidel, comenta que su labor no se limita a cortar el cabello o delinear barbas, asegura que una vez que un cliente se sienta en su silla de trabajo, éste le comparte secretos, anécdotas, problemas y le pide consejo, lo que lo convierte en un verdadero «psicólogo con tijeras».

«Aquí la hace uno hasta de cura, porque todos se confiesan ¿a poco no? (dirigiéndose a un cliente). No puedo calcular los cortes de cabello que he realizado, han sido millones y millones», conversó.

EL BOOM DE LAS PELUQUERÍAS

Al reconocido «cortador de cabello» no le quita el sueño que cada vez más se abran desde estéticas, peluquerías y barberías en sectores colindantes con su negocio, ya que –asegura- la pasión y el trabajo bien hecho son distintivos de su peluquería, misma que es ejemplo de excelencia y dedicación.

«Cada quien tiene su estilo de corte de cabello, no son iguales. A uno le gusta, tengo 60 años de peluquero. Ellos lo hacen muy ‘a la carrera’, lo hacen muy comercial (el corte). Al corte de cabello hay que darle su tiempo, de 20 a 25 minutos. Ellos lo hacen en cinco minutos y no es bueno. Hay que darle su tiempo al cliente para que se vaya satisfecho», mencionó.

 SERVICIO A  PERSONALIDADES

Políticos estatales y municipales, hasta personalidades musicales como Antonio Aguilar, y maestros de la letra periodística como don Francisco de la Peña Dávila (Q.E.P.D), fundador del Heraldo de Saltillo, visitaron la «Peluquería de Don Fidel».

«Yo era zapatero, pero me gustó mucho más este oficio. Se la pasa uno muy agusto con el cliente, ya nos platicamos una cosa y otra, y así estamos. Francisco de la Peña fue cliente mío, por aquí paso, por las manos mías. Me siento muy satisfecho, muy bien», externó.

Con una mirada sabia y el cabello bien recortado por él mismo, Don Fidel espera seguir muchos años más en la actividad que tanto significa para él, pero con la sentencia de que, quizá, algún día su legado termine, ya que ninguno de sus familiares heredará sus tijeras y conocimientos.

«Se va a acabar, a mis hijos y a mis nietos no les gustó. Así es que ya dejando yo de trabajar, ya se termina todo, se va todo al rincón, pero con bastantes recuerdos. Hasta que me vaya al ejido de las cruces (el panteón) se acaba todo», concluyó bromeando.

El negocio de Fidel Luna Bustos, se encuentra en Acuña Sur 165, en el Centro Histórico de la ciudad, abierto en un horario de 10:30 de la mañana a 3:00 de la tarde; y de 5:00 de la tarde a 8:30 de la noche. (OMAR SOTO)

Comments are closed.