Inédita derrota para Real Madrid y Barcelona en La Liga  

El Real Madrid sufrió en el Sánchez Pizjuán su primera derrota del curso en LaLiga Santander (3-0) después de una gran primera mitad del Sevilla y de que los de Julen Lopetegui acabaran el encuentro con diez por la lesión de Marcelo tras haberse hecho ya los tres cambios.

Por su parte, Barcelona cosechó su primera derrota de la temporada (1-2) ante un Leganés que supo sobreponerse a la adversidad y resistir después de remontar en apenas dos minutos un tanto adverso.

El Real Madrid salió dormido y a los 17 minutos una contra de Pablo Sarabia y Jesús Navas fue culminada con un gran pase de éste que resolvió el portugués André Silva

La situación se complicó más para los visitantes cuando en el minuto 21, André Silva logró el segundo y a los 39 el francés Wissam Ben Yedder el tercero para el Sevilla.

En la segunda parte, el equipo madrileño pudo iniciar la remontada en el minuto 53 con un tanto de Modric, pero el gol, tras consulta con el VAR, fue anulado por fuera de juego.

Los merengues crearon ocasiones de gol, pero no llegaron a concretar. Aunado, Marcelo salió al 75’.

 

BARCELONA NO PUDO

El primer gol del partido fue para el Barcelona. El brasileño Philippe Coutinho marcó a los once minutos tras recibir en la frontal un balón raso desde la banda derecha y lanzar un disparo potente que no pudo atajar Cuéllar.

En la segunda mitad, del 52 al 53, el Leganés dio la vuelta al marcador con dos goles. El primero de El Zhar, que remató de cabeza un centro en el segundo palo anticipándose a Vermaelen, y el segundo por medio de Oscar Rodríguez, que aprovechó un fallo de Piqué para ‘fusilar’ dentro del área a Ter Stegen.

De repente, lo que era casi una plácida velada en Butarque para el Barcelona se le convirtió en un campo de minas. Rugía la marabunta como nunca y el último clasificado se disfrazó por momentos de ‘Dream Team’. Para enmarcar, una secuencia de quiebros y caños sucesivos que no se recordaba en la localidad madrileña.

Era la guerra y a ella había que ir con todo. Suárez, Alba y Malcolm pisaron el verde en lugar de Munir, Vermaelen y Dembélé. Entendió entonces el anfitrión que había llegado el momento de poner las barricadas y guarecerse ante un Barcelona que marchó a la ofensiva.

Puesta la dinamita faltaba la mecha, pero Cuéllar se encargó de soplar para evitar el incendio con una doble intervención portentosa a remates sucesivos de Coutinho y Rakitic. Fue lo mejor de los de Valverde hasta el final. Sin espacios para crear, sus intenciones se diluyeron y con ellas los puntos. Segundo aviso en dos jornadas. (EXCÉLSIOR)

 

Comments are closed.