DE BUENA FUENTE

Bésame mucho…

Fanático de la música de Consuelito Velázquez, el Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, de visita en Tijuana le plantó un beso a una reportera que le incomodó con sus preguntas.

Semanas atrás, para evitar responder a temas del Senado, les dijo “corazoncitos” a varias reporteras que le inquirieron por la licencia otorgada al Gobernador de Chiapas.

¿Qué sigue?

¿Al rato vamos a ver al Senador coahuilense Armando Guadiana Tijerina, repartiendo besos en las ruedas de prensa?

Por cierto, el político y empresario coahuilteco alcanzó la alta distinción de presidir la Comisión de Energía en el Senado de la República. Guadiana ya batea en Grandes Ligas.

Y pensar que Rubén Moreira puede ahora presumir que ese cargo, Armando lo tiene gracias a él.

Cosas veredes…

 

¡Al tiro!

Apenas son destellos, pero puede que basten para advertir un futuro incierto.

La toma del Congreso del Estado por maestros jubilados, bajo el liderazgo de Roxana Cuevas.

La increíble evasión de dos reos de alta peligrosidad del Penal de Torreón.

La toma del Congreso tuvo ya una víctima en la persona del diputado con licencia, Samuel Rodríguez.

Sin embargo, los responsables de atender este tipo de problemas, en teoría, son el Secretario de Gobierno, Chema Frausto y el titular de Educación Pública, Higinio González.

Por cierto, Roxana y Chema Frausto son viejos y entrañables conocidos desde la época del Gobernador Rogelio Montemayor Seguy.

La fantástica fuga de los dos reos en Torreón, es algo para el programa de TV Azteca, “Difícil de creer”,  y la explicación oficial no pasa la prueba del ácido.

Fuentes cercanas al tema de los Centros de Readaptación Social, afirman que en entidades menos seguras que Coahuila, el costo de una salida tan limpia, alcanza los cinco millones de pesos por cabeza.

 

Protejan a Juan Andrés…

La protección del periodista Juan Andrés Martínez, corresponsal de Televisa y quien en sus redes sociales continuamente denuncia a dos jefes policiacos de alto nivel, puede que sea un asunto imperativo.

La estridencia en los comentarios y amenazas en contra de Juan Andrés, es verdaderamente preocupante, y el Secretario de Seguridad Pública, José Luis Pliego, experto en redes sociales, debe investigar la identidad de los agresores del periodista saltillense.

Y es que todo hace suponer que son policías los autores de las amenazas contra el corresponsal de Televisa.

Por menos, hay periodistas que gozan de protección oficial.

 

Comments are closed.