Hay consumo en estudiantes, pero no venta de droga en la Mariano Narváez

Al menos seis casos de jóvenes consumidores de droga se detectaron durante el ciclo 2016-2017 en la Escuela de Bachilleres «Mariano Narváez» en su turno vespertino, informó  su director Juan Manuel Morales Santoyo, al añadir que en el presente ciclo ya se tuvo el primer caso hace apenas 15 días.

Explicó que el estar ubicados en el centro de la ciudad y en específico frente a la Alameda Zaragoza, implica un riesgo latente, ya que «ese lugar en particular se presta a venta de droga, acoso a estudiantes, a robo».

Aseguró que la venta de estupefacientes, la mayoría mariguana, no ocurre al interior de la escuela pero sí se ha dado en forma permanente en la Alameda, donde la Policía Municipal con la ayuda de unidades canina detectó la droga en los estudiantes, ante lo cual se da aviso de inmediato a los padres de familia y se inició un protocolo para brindarles atención.

Indicó que se tiene el apoyo de los Centros de Integración Juvenil para dar seguimiento a los muchachos que caen en las drogas, además de la Comisión de Seguridad Pública Municipal desde donde se les apoya con patrullas en los horarios de salida de los jóvenes, que ya han sido víctimas de ilícitos, acoso e incluso golpes.

En relación a las acciones posteriores a la detección, descartó que se dé de baja a los muchachos, ya que lo principal es brindarles el apoyo con las instancias correspondientes, «el muchacho se canaliza a Centros de integración, debe tener las visitas que se indican por parte de los psicólogos y se le da seguimiento a los padres», expuso.

Reiteró que hasta ahora no se tiene evidencia de venta por parte de los propios estudiantes ya que al revisar las mochilas se han localizado sólo dosis de consumo.

Advirtió que se trata en su mayoría de jóvenes entre los 16 y 17 años que son vulnerables a los que en algunos casos se suma una situación familiar.

«Lo que nos han dicho es que van por la Alameda y hay otros jóvenes que no son de la institución y se las regalan, luego se los vuelven a encontrar y les preguntan que qué les pareció, es el gancho que utilizan», expuso.

Por parte de la Comisión de Seguridad Pública se manejan conferencias al interior del plantel a manera de prevención y detectar los focos de riesgo como el fumar o beber en un inicio, así como los peldaños que se van escalando en el consumo de enervantes.

Morales Santoyo afirmó que hasta ahora este no ha sido uno de los principales motivos de deserción e incluso esta tendencia se ha ido disminuyendo a través de un acercamiento más estrecho a las necesidades de los jóvenes, por lo que detalló que de 80 bajas de un semestre a otro se ha logrado llegar a sólo nueve. (ESMERALDA SÁNCHEZ | INFONOR)

 

Comments are closed.