ÍNDICE

 EDUARDO J. DE LA PEÑA

En una semana más asumen funciones los nuevos diputados federales y Senadores de la República, y con ello se materializará el cheque en blanco y poder absoluto que los votantes mexicanos le dieron a Andrés Manuel López Obrador.

Se van cumpliendo así los tiempos de la transición que concluirá el primero de diciembre, y a estas alturas no hay claridad respecto a lo que cabe esperar de la siguiente administración federal.

Ya hemos hablado de las reuniones de López Obrador y su equipo  con actores y sectores protagonistas en diferentes ámbitos de la vida nacional, en las que se advierte una intención de trasmitirles certidumbre y confianza, pero tras cada encuentro viene alguna declaración o acción que vuelve a sacudir el tablero y deja las cosas incluso peor que antes.

Algunos coahuilenses ya han estado hasta en tres reuniones del mismo tono, no han salido a hacer declaraciones, pero son testigos de cómo se están dando las cosas.

Por ejemplo Eduardo Tricio, de LALA y Aeroméxico, participó a principios de julio en aquélla reunión que comentamos en semanas anteriores entre empresarios laguneros y Alfonso Romo, el enlace del Presidente Electo con el sector privado.

Se recordará, la reunión concluyó en los mejores términos y en una semana se apareció en La Laguna Armando Guadiana Tijerina junto a Jesús Contreras Pacheco azuzando a algunos grupos en contra del sector empresarial y su participación en la producción agropecuaria.

Pocos días después Tricio fue invitado a una nueva reunión, ahora un encuentro del Consejo Mexicano de Negocios con López Obrador, terminaron tan contentos que Claudio X. González, el emblemático detractor del electo en la IP, salió sonriente declarando que “30 millones de votos impresionan” y Alfonso Romo sentenció que habían pasado “de la luna de miel al matrimonio”.

Fue cuestión de horas para que AMLO saliera con su puntada de la consulta nacional para definir qué hacer con el proyecto del nuevo aeropuerto, que resulta un absurdo considerando que una decisión de esa trascendencia debe tomarse en función de estudios técnicos, que ya se realizaron y se conocen sus conclusiones, pero que también muchos empiezan a sospechar es un truco para disimular la intención de concesionar la nueva terminal.

Vaya, incluso ha trascendido que Romo mantiene una comunicación permanente con otro de los enemigos jurados de AMLO y que anda en la danza de los millones del nuevo aeropuerto, nada menos que el ex Presidente Carlos Salinas De Gortari, que dicen se prepara para el autoexilio en Londres pero por lo pronto anda de intermediario para que algunos de sus amigos se queden con la concesión.

Que haya un ánimo de colaboración y buenas relaciones entre el sector privado y el gobierno no únicamente es positivo sino hasta deseable, pero resulta preocupante que los líderes empresariales se mantengan, al menos en lo que en público aparentan, indiferentes ante las inconsistencias y actitudes erráticas que se están viendo en esta etapa de transición.

En el Congreso, recordemos, no habrá contrapesos. La única posibilidad de contener a una administración caótica estaría en la sociedad, y preocupa que quienes pueden hacer escuchar su voz, tienen información y sustento, se queden en la orillita esperando a ver qué pasa.

–o–

            Por cierto, ya propósito de otro tema comentado aquí en semanas anteriores, dicen que Guadiana y su brazo derecho Reyes Flores Hurtado no únicamente andan buscando perfiles para llevarlos al Tribunal Estatal Electoral, también promueven vacantes para el Instituto Electoral de Coahuila.

–o–

            Quien vuelve a jalar reflectores, ahora en Guerrero y bajo el membrete de Movimiento Ciudadano, es el ex priista coahuilense Ricardo Mejía Berdeja, que esta semana obtuvo en el Congreso de aquélla entidad, donde es diputado, la aprobación de una iniciativa para la legalización del cultivo de amapola con fines medicinales.

Ahora la iniciativa ha sido enviada al Senado de la República, donde le tocará conocerla a la nueva legislatura que se instala el primero de septiembre.

Mejía Berdeja fundamenta su propuesta en que el cultivo clandestino es detonante de la violencia en Guerrero, y ayudaría a reducirla que se pueda realizar esta actividad de forma legal.

–o–

            Y de violencia hablando, en el caso de Coahuila si bien las autoridades no dejan de insistir en que no debe bajarse la guardia, lo cierto es que se comienzan a encender luces de alarma en diferentes regiones. En Saltillo se conoció del secuestro de un empresario, y a una semana no hay versión oficial, pero el secretario de Economía y Turismo, Jaime Guerra, reveló que en la entidad hay al menos tres casos recientes.

Funcionarios como el Secretario de Seguridad dicen que en Coahuila no hay presencia de grupos de la delincuencia organizada, pero el Secretario de Gobierno José María Fraustro admite preocupación por la actividad delictiva en torno a los migrantes que están llegando a Piedras Negras y a los que las bandas les exigen cuotas de hasta mil dólares.

Que no tengamos la misma situación que vecinos como Nuevo León y Tamaulipas es bueno, pero no para quedarse cruzados de brazos.