Familias de Corea del Sur y Corea del Norte se reúnen entre lágrimas y alegría tras 65 años

 (Xinhua/Lee Sang-ho) 

Seul.- Familias Corea del Sur y de Corea del Norte separadas por la Guerra Coreana de 1950 a 1953 se reunieron finalmente este lunes entre lágrimas y alegría después de no haberse visto en décadas.

Ochenta y nueve ciudadanos surcoreanos, la mayoría de unos 80 años o más, cruzaron temprano la frontera fuertemente resguardada hacia el sitio turístico del Monte Kumgang, en el sureste de la Corea del Norte, para reunirse con sus familiares a los que no habían visto desde que terminó la Guerra Coreana con un armisticio que dejó a la península coreana dividida.

Han Shin-ja, una abuela de 99 años de edad de Corea del Sur, estuvo llorando sin poder hablar cuando se reunió con sus dos hijas de Corea del Norte. Ella frotó sus mejillas contra las de sus hijas, quienes sollozaban y no hallaban qué decir, de acuerdo con información de reporteros de Corea del Sur en el lugar.

Han dijo repetidamente a sus hijas «Lo siento». Ella huyó de Corea del Norte después de que estalló la guerra, dejando a sus pequeñas con una tía. En ese momento, Han jamás pensó que su separación dudaría tanto tiempo.

La primera sesión de reuniones concluirá el miércoles. La segunda sesión de reuniones de tres días empezará el viernes, y en ella participarán 83 familias separadas de Corea del Norte que solicitaron reunirse con sus parientes de Corea del Sur.

Los participantes surcoreanos en su mayoría eran ancianos frágiles, por lo que muchos de ellos eran apoyados por familiares que los acompañaban o iban sentados en sillas de ruedas. Algunos tenían dificultad para escuchar, por lo que las conversaciones eran lentas.

Baek Sung-gyu, de 101 años de edad, el participante de Corea del Sur más anciano de la primera sesión, esbozó una leve sonrisa flanqueado por su nuera y nieta de Corea del Norte que sollozaban junto a su silla de ruedas tomando su hombro.

(Xinhua/Lee Sang-ho) 

El débil Baek tenía dificultades para expresarse. La nuera mostró a Baek dos fotografías del primer hijo del anciano que murió en Corea del Norte. El segundo hijo de Baek, de Corea del Sur, condujo la conversación con los parientes de Corea del Norte.

Ambas coreas acordaron en junio llevar a cabo el emotivo evento, el primero en cerca de tres años.

Una serie de 20 rondas combinadas de reuniones cara a cara ha sido arreglada desde que tuvo lugar la primera cumbre intercoreana en el año 2000, pero las reuniones se habían limitado a alrededor de 200 familias separadas de cada lado. Más de la mitad de los habitantes de Corea del Sur que están en la lista de espera para las reuniones son mayores a los 80 años de edad.

Moon Hyun-sook, una mujer de 91 años, fue saludada alegremente por sus dos hermanas menores de Corea del Norte. Una de ellas le preguntó «¿Por qué estás tan anciana ahora?». El gozo se convirtió en lágrimas cuando ella escuchó cómo han vivido.

(Xinhua/Lee Sang-ho) 

De los siete hermanos, sólo Moon terminó en Corea del Sur cuando ella se mudó al sur en 1947 al casarse. En ese tiempo, una de las hermanas menores tenía ocho años de edad, mientras la otra aún no había nacido.

Moon hizo muchas preguntas a sus hermanas acerca de su forma de vida ya que ella era la mayor de todos sus hermanos. Otra hermana aún vive en Corea del Norte, pero no pudo participar en la reunión por su fragilidad y por estar enferma.

Su reunión, organizada después de décadas de separación, será dolorosamente breve. Sólo tienen autorización para estar juntas por 11 horas en reuniones de grupo y privadas durante los tres días de encuentros. (XINHUA)

El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Comments are closed.