Utilizar calzado escolar adecuado contribuye a un buen desarrollo: IMSS

Se debe considerar que éstos zapatos serán los de mayor uso por parte del infante 

La incorrecta selección del calzado escolar puede generar dolor, daño o hasta deformaciones en los pies o en la columna, al desencadenar posturas inadecuadas en niñas y niños, de ahí que se debe prestar especial atención al momento de adquirirlos.

El jefe de departamento clínico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), adscrito a la Unidad de Médica de Atención Ambulatoria (UMAA), No. 89, Jaime Álvarez Lara, llama a las madres y padres de familia a tomarse el tiempo necesario para adquirir un buen producto, lo cual no necesariamente significa gastar mucho.

Estima importante evitar los materiales sintéticos porque elevan el riesgo de acumular bacterias y producir hongos y en lo posible optar por los de cuero con suela de vaqueta suave, ya que permiten una mayor adaptabilidad y respiración a los pies.

Otro punto a considerar es el tipo de suela, en cuyo caso se sugiere descartar las de goma.

El zapato debe ser de semirrígido, tener buena contención para el tobillo y pie y ser exactos en cuanto a la medida; que no aprieten, para evitar deformaciones, ampollas o cayos, pero que tampoco hagan “juego” o queden flojos porque entonces no brindan el soporte adecuado.

Los tenis, precisa el especialista, deben ser exclusivos para las actividades físicas y no de uso diario, cuando menos hasta los siete años de edad.

Es recomendable tener cuidado en el espacio que va de los dedos a la punta del zapato, lo ideal es que haya medio centímetro de diferencia, para que estén libres y puedan moverlos.

También es importante mantenerlos limpios por fuera, procurar ventilarlos, no guardar en espacios oscuros y mucho menos húmedos a fin de evitar la proliferación de hongos que también pueden afectar los pies.

Un aspecto muy importante para los padres de familia es no dejarse llevar por las modas, pues en múltiples ocasiones el calzado “moderno”, es inadecuado para el infante y le puede generar lesiones importantes y alteraciones en el mediano plazo. (EL HERALDO)