El Sarape: motivo de orgullo, identidad y resguardo

Hilos que fusionan sus colores a través del telar para no soltarse nunca, ejemplo de precisión y tacto, icono de la belleza textil saltillense, obra única que cuenta la historia de una nación, son parte de los elementos característicos del sarape, prenda que perdura a través de los años, y cuyos registros en Coahuila, datan aproximadamente del año 1700 en la antigua Villa de Patos.

“De alguna manera estábamos perdiendo el sarape, había pocos tejedores. Cuando se inició el Museo había a lo mucho seis tejedores, entonces es una labor de rescate, de promoción y de resguardo. Existe en estos espacios todo lo que significa el sarape y lo que ha sido el sarape para México. Es una prenda masculina que ha estado viva y presente en todos los momento de México, desde que existe”, compartió Claudia Rumayor Aguirre, directora del Museo del Sarape y Trajes Mexicanos en entrevista con El Heraldo.

Rumayor asegura que muchos de los momentos clave en la historia del país están plasmados en el sarape, mismo que ha sido usado tanto por papas, como Juan Pablo II; artistas de Hollywood, toreros y presidentes, como el caso de Manuel Ávila Camacho.

“La importancia la tiene toda, es una identidad cultural. Yo creo que a través del sarape puedes ver la historia de México. Desde los sarapes clásicos o los maximilianos durante la intervención, o durante la Revolución y la Independencia. En todos momentos el sarape era una forma de expresión”, indicó.

SU FUTURO EN MANOS DE TEJEDORES

La también directora de la Escuela del Sarape La Favorita (Simón Bolívar 608, Centro Histórico) −fundada hace nueve años− invita a la comunidad a conocer y reconocer el legado generacional que representa la hechura de esta tela, la cual gracias a la existencia de la institución saltillense se conserva en las manos y experiencia de 46 maestros tejedores egresados.

“Su importancia de preservarlo es fundamental porque son pocos los oficios tan nobles como el de tejedor y tintorero de sarape. Es una alternativa de vida muy interesante, muy agradable. Son proceso creativos que tienen mucho valor y es muy importante que el sarape siga, y siga evolucionando”, opinó.

Aguirre considera que el sarape se encuentra en un proceso de evolución, ya que su diseño se ha extendido a formar parte de colecciones de moda en Nueva York, decoración industrial y como inspiración de arte moderno.

“Como símbolo e identidad cultural yo le veo todas las posibilidades. La gente lo aprecia, y como medio de vida tiene todas las posibilidades para evolucionar. El límite del sarape va a ser la imaginación”, puntualizó.

Recordó que La Favorita se encuentra en proceso de inscripciones, con la posibilidad de cursar la carrera de Maestro Obrajero Tejedor de Sarapes, avalada por la Secretaría de Educación. Los interesados puedes solicitar informes al 410 2331 o asistir a tanto a la Escuela como al Museo para mayor orientación.

“Invitamos sobre todo a los jóvenes a acercarse a capacitarse. Es una alternativa de vida y es una alternativa muy bella”, finalizó. (OMAR SOTO)

Comments are closed.