DE BUENA FUENTE

ULISES SALAS

Todos para abajo.

La cuarta transformación de México va en serio con el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que un día anuncia recortes en gastos personales de servidores públicos y al otro, adelanta recortes presupuestales en el Senado de la República y el Congreso de la Unión.

Por lo pronto, ya se anunció la eliminación de la prestación del servicio de gastos médicos mayores para Senadores y Diputados Federales, a menos que deseen se les haga un descuento de su salario para el pago correspondiente.

Los recortes salariales de funcionarios de primer nivel han sido bien aceptados, pues la mayoría de los Secretarios de Estado propuestos, tienen recursos y patrimonio suficiente para bien vivir.

Dicen que la razón de la medianía presupuestal impuesta por López Obrador, se debe a que no lo seduce la ambición del dinero, sino la del poder, y ese lo acaba de conseguir por seis años.

Sea como sea, las dos grandes interrogantes que se ocupan y preocupan en los medios nacionales y entre los principales periodistas, es la posible eliminación de los convenios millonarios para las empresas, y la inminente reducción y hasta supresión de abultados apoyos para las estrellas de la información.

Y lo que falta…

Titánica labor para un solo hombre.

***

Vuela, vuela…

Durante el sexenio pasado, el gobierno estatal obtuvo información privilegiada que implicaba al actual titular de Servicios Aeroportuarios, Luis Gerardo García Martínez, en extrañas actitudes proteccionistas a propietarios de hangares particulares.

El “Yayo”, junto al ex Secretario de Obras Públicas, Gerardo Garza Melo, apareció en el informe de la PGR, con presuntas y nunca comprobadas amistades peligrosas, pero también jugosas.

La alerta se disipó rápidamente, el Gobierno estatal prestó oídos sordos a la información, y Luis Gerardo se mantuvo en el cargo.

La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, puede que mande al bote de la basura muchas averiguaciones, pero otras van a revivir.

Eso, ni duda cabe..

***

La otrora poderosa corporación sindical, que actualmente dirige Tereso Medina, en Coahuila, puede que también viva sus últimos días.

La CTM es un apéndice del PRI, al que le debe fortuna y prestigio, pero la menguada fortaleza del tricolor, ya no le da para mantenerse como estandarte sindical, ni generar el voto corporativo de antaño.

Al menos en Coahuila, el sindicato de moda, será el del Senador Napoleón Gómez Urrutia,  que va a reconstruir lo que quedó de los sindicatos obreros 147 y 288 en Monclova.

Y por supuesto que Napito también va a pelear todos los contratos que actualmente tiene en su poder la CTM.

Que le dijo el ganso a la gansa?

Ven, ganza!

El periódico con mayor tradición en Saltillo.