Grecia, una llamada de atención para intensificar la prevención de los incendios forestales

 (Xinhua/Lefteris Partsalis) 

La representante especial de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres ha señalado la necesidad de invertir en la respuesta y la preparación ante los desastres y, en concreto, en la prevención de los incendios forestales, que están causando cada vez más víctimas y niveles récords de pérdidas.

Los incendios que devastaron pueblos turísticos en la costa griega cobraron la vida de al menos 81 personas, de acuerdo con el recuento de víctimas más reciente. Muchos corrieron al mar para salvar sus vidas, pero otros no alcanzaron a escapar y sucumbieron ante el fuego y el humo.

Por eso, Mami Mizutori, representante especial del secretario general para la reducción del riesgo de desastres, expresó sus condolencias al país helénico por la trágica pérdida de vidas en los incendios de esta semana.

“Esta es una tragedia verdaderamente desgarradora y ofrezco mis sinceras condolencias al gobierno y al pueblo griego en este momento difícil mientras continúa la búsqueda de los desaparecidos”, manifestó Mizutori.

Además, reconoció que el riesgo de incendio está aumentando en todo el mundo debido a las altas temperaturas, los períodos prolongados de sequía y la expansión de la vivienda en la interfaz urbano-forestal.

“Se lo debemos a aquellos que han perdido sus vidas en Grecia y en otros lugares. Necesitamos intensificar los esfuerzos en la prevención y supresión de incendios forestales. Invertir en la respuesta y preparación ante un desastre es vital para este esfuerzo, considerando que las pérdidas globales por incendios forestales alcanzaron niveles récord el año pasado y pocas partes del mundo se salvan de este riesgo ya que el cambio climático multiplica la amenaza”.

Mizutori, responsable de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, urgió a los estados para que tomen en cuenta el peligro de incendios al establecer estrategias nacionales y locales para la reducción del riesgo de desastres que se están desarrollando para cumplir el plazo 2020 del plan global de reducción de pérdidas por desastres.

Funcionarios de la Organización Meteorológica Mundial dijeron que las temperaturas subieron más de 30 grados en Noruega y otras partes del norte de Europa, causando sequías e incendios forestales.

Si bien la Organización Meteorológica Mundial no se aventura a atribuir de manera inmediata las temperaturas extremas al cambio climático inducido por el hombre, el organismo reconoce que lo que estamos viviendo es consistente con modelos estudiados por los científicos.

En los últimos años, la extensión de las áreas quemadas en regiones como el oeste de los Estados Unidos, el sudeste de Australia y Europa ha aumentado drásticamente. En lo que va del año, Suecia también ha experimentado grandes incendios forestales y en 2017 hubo un gran número de incendios mortales en Europa, incluidos Portugal, España e Italia. (ONU NOTICIAS)