Global Air dice que el avión que operaba Cubana de Aviación y que se estrelló en La Habana en mayo se debió a “fallo humano”

(Xinhua/Vladimir Molina/Prensa Latina) 

La aerolínea mexicana Global Air, dueña del avión accidentado nada más despegar de La Habana el 18 de mayo, atribuyó a un “fallo humano” el siniestro en que murieron 112 personas.

Según información publicada en el sitio web de BBC News Mundo, los datos “revelan que la tripulación despegó la aeronave con un ángulo de ascenso muy pronunciado, creando una falta de sustentación que trajo como consecuencia el desplome de la aeronave”, señala un comunicado emitido el lunes por Global Air.

De acuerdo con la compañía, también conocida como Damojh, el “resultado del avance en la investigación” se consiguió gracias al análisis de los registradores de voz y vuelo (cajas negras).

Con esa información, se reconstruyó el vuelo en un simulador que reprodujo “las maniobras que la tripulación realizaba”.

En la inspección participaron organismos de Cuba, México y Estados Unidos, entre ellos: el Instituto de Aviación Civil de Cuba (IACC), la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC) y el Buró de Investigación de Accidentes (NTSB, por sus siglas en inglés).

La empresa aclara que “ha venido asumiendo su compromiso con las víctimas” y contribuye para que se esclarezca lo ocurridos “hasta las últimas consecuencias”.

Quejas y suspensión

Tras el accidente, las operaciones de Global Air fueron suspendidas por las autoridades de ese país, medida que es cuestionada en el comunicado:

“Se considera oportuno resaltar que tanto la suspensión de actividades de la empresa, así como la verificación técnico administrativa mayor extraordinaria se hicieron ilegalmente y que dichas circunstancias ya se hicieron del conocimiento de las instancias jurisdiccionales”.

La aeronave estrellada del modelo Boeing 737-200, aunque perteneciente a Global Air, era operada por la aerolínea Cubana de Aviación, que había comenzado a alquilarla hacía menos de un mes, según declaraciones a la prensa el ministro de Transporte cubano, Adel Yzquierdo.

El avión tenía casi 40 años de antigüedad y ya había volado para otras aerolíneas.

La aeronave ya había sido objeto de quejas de seguridad, según dijeron varios profesionales de la aeronáutica que estuvieron en contacto con el aparato. (BBC NEWS MUNDO)