Federer intimida en su camino a cuartos de final de Wimbledon 

(Xinhua/Stephen Chung)  

Por Alberto Becerra

Londres.- El suizo Roger Federer continuó este lunes su paso firme en Wimbledon, después de derribar al francés Adrian Mannarino en la Centre Court del All England Lawn Tennis and Croquet Club por 6-0, 7-5, 6-4 en una hora y 45 minutos, una victoria que lo colocó de forma soberana en cuartos de final.

Era una reedición del duelo que ya habían mantenido la primera vez que se midieron en la segunda ronda de Wimbledon en 2011. En aquella ocasión, el principal favorito en Londres se impuso en tres sets, al igual que lo hizo este lunes para confirmar el pleno de victorias ante el galo las seis veces que se han visto las caras.

“Estoy muy contento con cómo jugué”, apuntó Federer. “Conseguí proteger mi servicio, encontrar la manera de quebrar y de crear oportunidades. Creo que puedo estar muy contento”.

El inicio fue impecable. Federer hizo prácticamente todo bien. Sin cometer un solo error no forzado y con 11 golpes ganadores, en tan solo cinco minutos ya estaba 3-0 por delante con un doble break. El francés, incómodo y sin encontrar sensaciones con su raqueta, era una marioneta al antojo del suizo.

Sin levantar el pie del acelerador, en 16 minutos el de Basilea ya había certificado el primer set. Un 100 por ciento en oportunidades de break convertidas (3/3) y sólo un punto cedido al resto (12/13), le permitieron cerrar en blanco el parcial (6-0). Eso sí, Mannarino consiguió arañar el primer punto de quiebre que Federer concedió en todo el torneo en el sexto juego.

“Si las cosas hubiesen salido un poco mejor, podría haber liderado antes en el segundo set, y quizás en el tercero”, advirtió Federer. “Pero él lo hizo bien para reponerse”.

El francés de 30 años tardó en despertar, pero tras levantar cuatro puntos de break en el primer juego pareció aterrizar por fin sobre el césped británico. En el juego más largo del partido hasta entonces resuelto en más de seis minutos, resistió con su servicio para mantenerlo hasta el undécimo juego con 5-5.

El helvético evitó llegar al tie-break (aún no ha jugado ninguno en todo el torneo), convirtiendo la primera de las siete oportunidades de quiebre que tuvo en el segundo set. No falló con su servicio y aseguró la manga a su favor.

Mannarino, finalista en el torneo de Antalya una semana antes de Wimbledon, encontró entonces su mejor nivel. Elevó sus números con el servicio hasta un 76 por ciento con primeros y, de nuevo, intimidó el saque de Federer adelantándose 4-3, 15-40. Pero sólo fue un espejismo. Dejó escapar la oportunidad y fue el suizo quien convirtió otro break para cerrar el partido.

Federer registró la victoria 95 de su carrera en Wimbledon. Desde que levantó la primera de sus ocho coronas en Londres, siempre ha alcanzado los cuartos de final salvo en la edición de 2013.

Este miércoles se enfrentará al octavo favorito Kevin Anderson, que derrotó al francés Gael Monfils por 7-6 (7-4), 7-6(7-2), 5-7 y 7-6 (7-4) en tres horas y 29 minutos. El suizo ha ganado los cuatro antecedentes contra el sudafricano, aunque será la primera vez que se midan a cinco sets. (DPA)