Australia lanza un plan para compensar a víctimas de abuso infantil

Foto: Pixabay 

Canberra.- Los supervivientes del abuso infantil en Australia podrán exigir una compensación a las instituciones en las que presuntamente fueron agredidos, informó este domingo el Gobierno sobre el plan lanzado a nivel nacional.

El plan de 10 años proveerá apoyo a las personas que fueron abusadas sexualmente siendo niños al cuidado de instituciones operadas por el Estado, el Gobierno, la caridad u organizaciones religiosas.

Además de una compensación monetaria, el esquema también provee a los supervivientes acceso a tratamiento psicológico y una respuesta directa personalizada de la institución donde se registró el abuso.

El plan de 4.0000 millones de dólares es una recomendación clave de la Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil, una investigación de cinco años sobre cientos de miles de niños abusados sexualmente entre 1960 y 2015 en instituciones australianas.

“Aliento a todos los supervivientes a aplicar a este plan como parte de su proceso de sanación”, dijo Dan Tehan, ministro de Servicios Sociales. “Que reciban el reconocimiento de la institución que les falló”, añadió.

De acuerdo con el Gobierno, ciudadanos y residentes que hayan sufrido abusos en la institución cuando eran menores de edad o antes del 1 de julio de 2018 pueden pedir una compensación por los próximos diez años.

Se estima que unas 60.000 personas podrían pedir la compensación a nivel nacional.

La Iglesia católica de Australia, así como otras organizaciones no gubernamentales clave como la Iglesia anglicana, el Ejército de Salvación y los Boy Scouts han ingresado a este plan.

El pago máximo será de unos 150.000 dólares australianos (113.000 dólares estadounidenses), que es menos que el pago máximo de 200.000 dólares recomendado por la comisión. Se espera que el pago promedio sea alrededor de la mitad de esto.

La comisión, que presentó sus resultados en diciembre, escuchó más de 8.000 testimonios sobre abusos en escuelas, iglesias, centros deportivos, organizaciones religiosas e instituciones de defensa. (DPA)