“La gente no es tonta, hay que decirle las cosas”: Horacio Dávila

Este jueves, el síndico de vigilancia de Ramos Arizpe, Héctor Horacio Dávila Rodríguez, presentó una demanda en el Ministerio Público en contra del ex alcalde Ernesto Saro Boardman, acusándolo de los delitos de peculado, negociaciones ilícitas, tráfico y mal uso de influencias, esto presentando documentos que evidencian que durante su gestión (2003-2005), invirtió alrededor de poco más de 13 millones de pesos en obras para el complejo deportivo “Unidad Deportiva Analco”, misma que se construyó en un terreno propiedad de Saro. Horacio Dávila acudió este viernes al noticiero de Capital Coahuila, para conversar con sus conductores, a un día de que la denuncia saliera a la luz.

“Le estaban metiendo dinero a una propiedad privada. Cómo le puedes meter dinero a una propiedad que no es tuya (…), no puedes hacer absolutamente nada”, comentó durante el matutino, conducido por Jessica Rosales y Christyan Estrada.

Con respecto al cuestionamiento de sí habrá algún tipo de afrenta entre el Partido Acción Nacional, al que pertenecen ambos funcionarios, y el denunciante, el síndico enfatizó en que es parte de los estatutos éticos del partido, conducirse con prudencia y honestidad, y denunciar a los miembros que no lo hagan.

“Recordemos que Cordero hizo lo mismo en el momento. Dentro de los estatutos del PAN está el que tú puedes denunciar. Por qué tengo que solapar a alguien que está haciendo mal. Soy empresario y no permitimos eso. Y el mismo código de ética del PAN es ‘condúcete con la verdad, condúcete correctamente’. Él no es una blanca palomita y nunca lo ha sido. Entendamos hay que decirle a la gente lo que es”, dijo.

Horacio aseguró que cuenta con el apoyo de la alcaldesa de Ramos Arizpe, Tita Fuentes, y recordó que las irregularidades se manifestaron a los regidores de la presente administración, cuando al inicio del presente año, intentaron gestionar recursos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (FORTASEG), esto para remodelar el área deportiva citada. En dicho momento, se percataron de que el municipio no tenía los derechos de los terrenos donde se construyó el Deportivo, sino que pertenecían a la Inmobiliaria Capellanía S.A, propiedad de Ernesto Saro y de sus hermanos.

“Poco a poco que vas caminando en la vida vas viendo ‘dónde me metí, Dios mío’. Traigo el espíritu de ayudar a la gente (…). Yo no vivo de esto. Esto es un hobbie y un hobbie bien caro. Yo no traigo ningún odio ni nada, nada más es hacer las cosas como te están diciendo.

Nosotros fuimos al lugar de los hechos pusimos la denuncia en el Ministerio Público de Ramos. Tita tiene que pelear, no se pude quedar así, ella tiene que salir y decir ‘tiene razón el síndico de Ramos Arizpe'”, expresó.

Son 67 mil metros cuadrados los que abarca el predio en cuestión. Dávila asegura no haber denunciado por cuestiones personales, sino para transparentar un caso que afecta a la comunidad de Ramos.

“Tú no puedes construir en un terreno ajeno (…). No hay certidumbre jurídica (…). Vamos, la gente no es tonta, hay que decirle las cosas”, finalizó. (OMAR SOTO / CON INFORMACIÓN DE CAPITAL COAHUILA)