Países balcánicos rechazan centros de refugiados en su territorio

 

Belgrado.- Varios países de los Balcanes han rechazado la idea de establecer centros de refugiados y migrantes en su territorio para evitar que lleguen a la Unión Europea (UE), sumida en una nueva disputa por esta cuestión.

«Nunca aceptaremos centros de refugiados de la UE», advirtió el primer ministro de Albania, Edi Rama, en declaraciones publicadas este miércoles por el diario alemán «Bild».

En las últimas semanas, algunos líderes de la UE propusieron crear fuera de las fronteras del bloque centros migratorios en los que se decidiría qué personas tienen derecho al asilo y cuáles son devueltas a sus países. Como posibles lugares para establecer esos centros se sugirieron países del norte de África o de los Balcanes, como Albania.

Rama aseguró que su país no aceptará esos centros ni aunque en contrapartida se le ofrezca entrar en la UE. Precisamente este martes la UE dio luz verde al inicio de las negociaciones de adhesión de Albania y Macedonia.

También desde Macedonia y Bosnia-Herzegovina se descartó establecer esos centros en su territorio. Macedonia puede seguir siendo un país de tránsito pero en ningún caso un lugar de estancia permanente para los refugiados, insistió el ministro de Interior, Oliver Spasovski.

Hasta el momento ningún otro país de los Balcanes se mostró dispuesto a albergar esos centros, ni tampoco Libia, desde donde parten la mayoría de los migrantes con destino a Italia.

En Albania, la oposición acusa al primer ministro de querer permitir la estancia permanente de 60.000 sirios, algo que Rama negó. En Bosnia-Herzegpvina, el líder serbio Milorad Dodik cree que la mayoría musulmana del país quiere acoger a 150.000 refugiados musulmanes para así aumentar su presencia y arrinconar a serbios y croatas.

En la gran crisis de refugiados de 2015 un millón de migrantes llegaron a Europa Occidental a través de la denominada «ruta de los Balcanes», sobre todo a Alemania y Austria. Macedonia, Bulgaria y Hungría pusieron fin a esa ruta levantando vallas. Actualmente en Serbia hay 3.500 migrantes y desde principios de año llegaron a Bosnia unos 7.000 refugiados, la mayoría de los cuales cruzaron ilegalmente la frontera hacia Croacia, que forma parte de la UE. (DPA)