Entran en vigor los aranceles europeos a productos estadounidenses

Foto: Christian Charisius/dpa

Bruselas.- Los aranceles que la Unión Europea (UE) impuso a productos estadounidenses, en represalia por los aprobados por Washington, están ya en vigor desde el primer minuto de este viernes y se espera que encarezcan el precio final que los consumidores europeos tengan que pagar por ellos.

Los aranceles europeos a productos como el whisky, los pantalones vaqueros, las motocicletas o la mantequilla de cacahuete son una respuesta a las tasas a la importación de productos europeos de aluminio (del 10 por ciento) y acero (25 por ciento) aprobados por el presidente estadounidense Donald Trump, en vigor desde el 1 de junio. Numerosos países consideran que esos aranceles no son compatibles con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“No queríamos llegar a esta situación”, insistía la comisaria de Comercio europea, Cecila Malsmtröm, el miércoles. Pero la UE no tuvo otra elección tras la medida unilateral de Washington, señaló. Bruselas intentó durante mucho tiempo sondear todas las vías posibles para evitar la imposición de aranceles.

Además de alimentos estadounidenses, prendas de ropa y motocicletas, también se gravan productos de acero, barcos y embarcaciones, con un arancel del 25 por ciento.

Los aranceles de represalia europeos se aplicarán en un primer paso a bienes estadounidenses por 2.800 millones de euros. En un segundo paso, la UE gravará más productos por otros 3.600 millones de euros. Los aranceles europeos están concebidos para compensar los daños provocados por los aranceles estadounidenses a la UE.

Las dos fases se deben a que los aranceles estadounidenses a productos europeos fueron clasificados en dos categorías: por un lado, a productos que no se exportan mucho a Estados Unidos y por otro a los que sí se exportan en gran cantidad.

La UE quiere impugnar ante la OMC los aranceles sobre estos últimos productos antes de responder con aranceles de represalia que compensen los eventuales daños. Por eso, podrían tardar tres años en imponerse.

Canadá y la UE ya están impugnando los aranceles estadounidenses ante la OMC.

Los analistas consideran que los nuevos aranceles podrían sentirse relativamente rápido en los bolsillos de los consumidores europeos. “En el sector alimentario precios más altos podrían sentirse rápidamente, porque aquí los márgenes son especialmente bajos. En el caso de la moda, donde las colecciones se acuerdan a más largo plazo, algo más tarde”, señala el presidente de la asociación de comercio exterior alemán AVE, Mattias Händle, a dpa.

En su opinión, los consumidores tendrán sin embargo un poco de margen hasta que los aranceles lleguen al precio final. “Es improbable que veamos inmediatamente precios más alto. Por un lado, los productos ya están en los almacenes y por otro, la dura competencia impide que la totalidad de los aranceles se pueda trasladar a los consumidores”, explica sobre la situación en Alemania.

Los aranceles estadounidenses también repercuten en los pronósticos de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la eurozona. “La influencia directa del aumento de los aranceles es mínima, pero la influencia en la confianza y el riesgo de una escalada son considerables”, señaló la directora ejecutiva del FMI, Christine Lagarde.

Los aranceles han provocado además una guerra comercial entre Estados Unidos y otros países. La semana pasada, Trump anunció aranceles del 25 por ciento a 1.102 productos chinos valorados en 50.000 millones de dólares, a los que Pekín respondió con medidas equivalentes.

También Rusia anunció aranceles adicionales sobre determinadas importaciones de Estados Unidos e India se sumó el jueves con castigos a 29 productos estadounidenses como muchos productos agrícolas como garbanzos o nueces, pero también contra productos de hierro o acero a partir del 4 de agosto. (DPA)