Detienen al presidente de Audi por escándalo de los motores diésel

Foto: Fredrik von Erichsen/dpa  

Por Almudena de Cabo

Wolfsburgo.- En medio del escándalo de manipulación de los motores diésel, la justicia alemana detuvo este lunes provisionalmente al presidente de la automotriz alemana Audi, Rupert Stadler.

“Confirmamos que el señor Stadler ha sido detenido esta mañana (lunes)”, indicó un portavoz de la compañía. “No podemos proporcionar más información sobre la base de las investigaciones en curso. Sigue prevaleciendo sobre el señor Stadler la presunción de inocencia”, agregó.

El arresto, el primero dictado en Alemania contra un alto directivo de un fabricante automovilístico por su relación con el llamado “Dieselgate”, se produce una semana después de que la Fiscalía de Múnich acusase a Stadler y a otro miembro de la junta directiva de la filial de Volkswagen tanto de fraude como de “falsedad documental” y registrase sus viviendas privadas para recabar pruebas.

La justicia germana entiende que el hombre que durante los últimos once años dirigió Audi -filial del gigante automovilístico Volkswagen- incurrió en prácticas fraudulentas y ordenó su ingreso en prisión provisional al observar que Stadler podría entorpecer la acción judicial.

En base a correspondencia del directivo, el Ministerio Público le acusa de haber sacado al mercado con conocimiento de causa vehículos diésel con un programa en sus motores que manipulaba las emisiones. El organismo también denuncia que desde 2009 Audi vendió en Estados Unidos y en Europa al menos 220.000 vehículos diésel con un software fraudulento.

La automotriz está acusada de fraude y de hacer publicidad engañosa penada por la ley.

A principios de febrero, los investigadores ya registraron la central de Audi en Ingolstadt y las oficinas en la fábrica de Neckarsulm. Como máximo responsable de Audi, Stadler también es miembro de la junta directiva del grupo automovilístico Volkswagen (VW).

Las sombras de duda que desde hace tiempo se cernían sobre el directivo y su gestión, llevaron en los últimos meses a pedir su dimisión e incluso en la prensa del país llegaron a sonar nombres de posibles sucesores. Hasta ahora, no obsante, Stadler contaba con el respaldo de las familias Porsche y Piech, propietarias del grupo VW.

El Consejo de Administración del gigante automotor tenía previsto reunirse en la tarde del lunes para valorar la nueva situación que enfrenta la compañía con uno de sus máximos responsables detenidos y tomar decisiones sobre el futuro.

En 2015, el consorcio automovilístico Volkswagen, al que pertenece Audi junto a otras marcas como Skoda y Seat, reconoció haber vendido 11 millones de vehículos manipulados en todo el mundo. (DPA)