Emite IMSS recomendaciones para correr sin riesgo el 21K Coahuila

 

La hidratación es uno de los aspectos primordiales, antes, durante y después de correr

Prestar atención a las señales como fatiga, calambres y boca seca, evitará que ocurran hechos desafortunados que incluso puedan cobrar la vida de los corredores que participarán este domingo en el 21K Coahuila; en caso de presentarse, lo recomendable es disminuir la marcha, caminar y de ser necesario abandonar la competencia.

Ninguna carrera vale más que la salud o la vida de una persona, atender a tiempo a los indicadores que envía el cuerpo es indispensable en este tipo de circuitos, asevera el médico y coordinador de Competitividad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Coahuila, Hafid Gómez Lara Mier.

Detalla que los síntomas arriba mencionados son señales de que el organismo no está bien y puede sufrir alguna descompensación, a pesar de haber llevado un adecuado entrenamiento. De ahí la recomendación de ser cauto ante cualquier signo de alarma.

Abunda que aunque parezca sencillo, correr medio maratón no es cosa fácil; se requiere de varios meses de ejercicio constante y de una adecuada preparación física y mental.

La hidratación es uno de los temas más importantes antes, durante y después de cualquier marcha pedestre, ya que repercute de manera directa no sólo en el rendimiento del atleta, sino principalmente en la salud del mismo.

Lo ideal es comenzar a beber agua y alguna bebida con electrolitos desde un día antes, continuar durante la carrera y al término de ella. Otro aspecto previo al arranque es el consumo de carbohidratos pero sin llegar al exceso, descansar, procurar no pasar mucho tiempo de pie y dormir perfectamente bien.

El día de la carrera se debe evitar estrenar ropa, tenis y calcetas, así como cualquier cosa que no se haya probado durante los entrenamientos; lo mismo con los geles de glucosa, ya que de lo contrario pueden tener un efecto adverso.

Al concluir la carrera, se sugiere un baño con agua fría, si la persona lo considera conveniente también puede recurrir a los masajes y nuevamente tratar de descansar.

El médico agrega que cada atleta debe tener en cuenta su propia condición física, que en muchos casos depende de la genética, y la forma de responder a los esfuerzos, así como los riesgos por lesiones o enfermedades que se padezcan, como puede ser diabetes, tensión alta, etc.

Enfatiza que ante la aparición de un dolor o una señal de fatiga excesiva, se debe bajar el ritmo de forma gradual, caminar algunos kilómetros y posteriormente revisar si se puede continuar o, por el contrario, se debe parar.

Concluye con la reiteración de que ninguna medalla es más valiosa que la salud y que la misma vida. (EL HERALDO)

 

El periódico con mayor tradición en Saltillo.