CÁPSULAS SARAPERAS

FRANCISCO TOBÍAS H. 

El chino muerto 

En esta ocasión te platico de una muerte siniestra que sucedió en esta hermosa ciudad de Saltillo y que quedó registrada en el periódico “Nueva Era”, pero no vaya a creer estimada y estimado Saltillense que esta muerte siniestra sólo fue así. No, esta muerte estuvo en chino y le sucedió a un chino.

El miércoles 5 de febrero de 1913, en una vivienda que estaba ubicada en lo que era la Avenida Independencia, la policía encontró dentro de la alacena el cadáver de un chino; el cuerpo no presentaba lesión alguna, por lo que se podía presumir que la muerte había sido de manera natural.

La primer pregunta que tuve al hacer la investigación para esta Cápsula Sarapera, fue, el cómo una persona podía fallecer dentro de una alacena. Pues bien, déjeme comentarles que estas personas tenían la costumbre de dormir en tablas empotradas a la pared, y mi deducción es que al estar dormido fue sorprendido por la muerte, la misma que se canta siriqui siaca, en la loteria.

Este hecho ocasionó una gran confusión en el pequeño Saltillo de 1913, y la confusión fue tremenda porque no sabían ni quien era el chino muerto, ni como se murió; de hecho una vecina de esta hermosa ciudad, aseguró que el chino fallecido era quien entregaba la ropa en la casa donde ella trabajaba, pero no era así, pues ese mismo día apareció el chino con el saco de ropa.

Además lo confundieron con otro asiático que trabajaba como mesero en un restaurante, pero el dueño del negocio afirmó que el muertito no era su trabajador pues se encontraba laborando en esos momentos.

Tanta fue la compilación para identificar al chino muerto, que fue encontrado por la policía en la alacena de una casa, donde supongo que dormía, que la autoridad desistió de identificarlo y como todos se parecen, mejor decidieron enviarlo a la fosa común.

Esta es la historia de un chino que no pudo ser identificado, pero que la muerte le sorprendió en la ciudad más hermosa del mundo, Saltillo, y a lo mejor hasta con la panza llena, con eso de que falleció en una alacena.

Artículo anteriorDEADPOOL 2
Artículo siguienteÍNDICE
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.