Familiares piden que continúe búsqueda de submarino desaparecido hace seis meses en Argentina

 (Xinhua/Alejandro Moritz/TELAM) 

 

Buenos Aires.- Familiares de los 44 tripulantes del submarino de la Armada Argentina «ARA San Juan», desaparecido hace seis meses en aguas del Atlántico sur, reclamaron al gobierno que se mantenga la búsqueda de los marineros, al cumplirse seis meses del siniestro.

El pedido se realizó en la ciudad de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde tiene asiento la Base Naval que servía como apostadero del navío.

Esposas, madres, amigos, hijos y allegados de los tripulantes del ARA San Juan reclamaron al gobierno que continúe la búsqueda de la embarcación desaparecida en aguas del Atlántico Sur el 15 de noviembre de 2017.

«Pedimos, como cada vez, que no dejen de buscarlos. Hoy es una fecha especial, estamos todos movilizados, pero el pedido sigue siendo que se sepa qué pasó», dijo Yolanda Mendiola, madre del cabo primero Fabián Cisneros, a la agencia estatal de noticias, Télam.

Los familiares asistieron a una ceremonia religiosa en la capilla ubicada en la Base Naval de Mar del Plata, y luego se movilizaron al centro de la ciudad para participar en una misa en la Catedral, oficiada por el obispo local, Gabriel Mestre.

En ese marco, la secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata, que depende del Ministerio de Defensa, confirmó este martes que nueve empresas participan del proceso de selección como oferentes para la nueva etapa de búsqueda, que podría reanudarse en julio próximo.

Con presupuestos que van de 2 millones de dólares a 17 millones de euros, participan las empresas Bahía Grande LN, Proios Salvage, Falcon High Tech América y Cía Sudamericana de Dragados, las cuatro con presencia en Argentina; Williamson & Associates, Ocean Infinity, y Sea Sistem Electrónicos Acuáticos, de Estados Unidos; Grupo HGM Tecnologías Submarinas, de Panamá, y la española Igeostest Geosciencies.

La búsqueda de los tripulantes del sumergible se dio por finalizada oficialmente el jueves 23 de noviembre.

El submarino perdió contacto con las autoridades navales el 15 de noviembre a las 7:30 hora local cuando navegaba por el Atlántico Sur.

Poco después se detectó en el área una explosión, confirmó la Armada Argentina el jueves 23 de noviembre.

La última posición conocida del navío era en la zona del Golfo San Jorge, 240 millas náuticas (432 kilómetros) al sudeste de la península de Valdés, en el Atlántico Sur.

El sumergible era de propulsión diésel eléctrica convencional con sistema esnórquel, concebido para ataques contra fuerzas de superficie, submarinos, tráfico mercante y operaciones de minado. (XINHUA)

 

El periódico con mayor tradición en Saltillo.