OMS reporta gran incremento de ataques contra instalaciones de salud en Siria

 (Xinhua/Ammar Safarjalani)

Ginebra.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este viernes que se ha registrado un incremento considerable en los ataques violentos contra instalaciones de salud en Siria y que en los dos primeros meses de 2018 ocurrieron 67.

En febrero, se registró un total de 43 incidentes de violencia contra instalaciones, servicios y trabajadores de salud, de los cuales 39 fueron confirmados por observadores externos y cuatro más están por ser verificados, dijo el vocero de la OMS, Christian Lindmeier, durante una rueda de prensa regular de la ONU.

Al referirse a las cifras dadas a conocer por el grupo de salud en Gaziantep, Turquía, Lindmeier dijo que esas cifras se compararon a los 31 incidentes de enero, de los cuales 28 fueron confirmados.

El portavoz dijo que la OMS pide a todas las partes en Siria que detengan de inmediato los ataques contra el personal de salud y humanitario, sus medios de transporte y equipo, así como contra hospitales y otras instalaciones médicas.

«Todo ataque contra instalaciones de salud representa un pérdida que destroza a familias y comunidades y se propaga por los sistemas de salud», señaló Lindmeier.

El portavoz agregó que las instalaciones y el personal médico cuentan con una protección especial de la Ley Humanitaria Internacional.

En total, los 67 ataques confirmados contra instalaciones y trabajadores de salud de los dos primeros meses de este año suman más del 50 por ciento de los ataques confirmados en todo 2017, que totalizaron 112.

De los incidentes verificados en febrero, 28 se llevaron a cabo en Ghouta Oriental, cerca de Damasco, 10 en Idleb y uno en Homs, indicó la OMS.

Los ataques estuvieron dirigidos contra 20 hospitales, 16 instalaciones de salud, dos estaciones de ambulancias y un almacén de suministros médicos.

Estos ataques provocaron la muerte a 19 personas, entre ellas cuatro trabajadores de salud. Los ataques también dejaron 28 personas lesionadas, siete de ellas personal médico y su impacto fue «devastador».

«En febrero, podemos calcular que estos ataques interrumpieron 15.000 consultas médicas de personas desesperadas por atención y casi 1.500 cirugías, muchas de las cuales pudieron salvar vidas», dijo Lindmeier. (XINHUA)