Reforma migratoria; rechazan propuesta

WASHINGTON. El líder de la minoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, rechazó este viernes en un par de tuits la propuesta para una reforma migratoria del presidente Donald Trump y dijo que se trata una “lista de deseos” para intransigentes, una crítica que se suma a las de activistas, otros demócratas y algunos conservadores, publicó Excelsior.

Schumer expresó satisfacción de que Trump haya clarificado sus objetivos sobre inmigración, que incluye financiar la seguridad fronteriza con 25 mil millones de dólares, a cambio de abrir la vía para la ciudadanía a 1.8 millones de indocumentados, pero que ello obstaculizó el avance en el Congreso.

“Como le habíamos estado pidiendo por meses, el Presidente finalmente puso en papel su posición respecto de la inmigración. Desafortunadamente, este plan es contrario a lo que la mayoría de los estadunidenses cree”, escribió el demócrata en Twitter.

“Aunque @realDonaldTrump finalmente reconoció que a los dreamers se les debería permitir permanecer aquí y convertirse en ciudadanos, los usa como una herramienta para desmantelar nuestro sistema legal de inmigración y adoptar la lista de deseos que los antiinmigrantes más duros han defendido durante años”, fustigó.

Trump replicó con su propio tuit, acusando a Schumer, de complicar el proceso. Además, señaló que “(el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) DACA se volvió cada vez más difícil por el hecho de que el llorón de Chuck Schumer recibió tal golpe por el cierre (de administración) que no puede actuar en materia de inmigración”.

La oposición al plan es compartida por algunos en la derecha, incluyendo a la figura conservadora Richard Viguerie, que calificó la propuesta de la Casa Blanca de “desastre de amnistía de Trump” en un email. Roy Beck, el presidente de NumbersUSA, que busca límites a la inmigración legal, calificó el plan de esbozo para “una amnistía en masa”.

Funcionarios de la Casa Blanca dicen que se trata de un plan centrista que puede ganar respaldo de ambos partidos.

El plan proveería un mecanismo para la naturalización para los aproximadamente 690 mil jóvenes migrantes protegidos de la deportación gracias al DACA, así como para otras personas elegibles para el programa, pero que nunca se registraron.

Trump anunció a finales del año pasado que iba a eliminar el programa, pero le dio al Congreso hasta marzo para encontrar una solución legislativa.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el plan no permitiría a los padres de esos jóvenes inmigrantes solicitar estatus legal. (EXCELSIOR)