Lunes 01, Septiembre de 2014 Micro Weather
El Clima: Saltillo  32 °C
Documento sin título
Síguenos en:


Redacción | El Heraldo de Saltillo
Publicado: Junio 26, 2013
Imprimir    Enviar

Compartir: Facebook Twitter



Con varios impactos de bala en su cuerpo, incluido el tiro de gracia, fue localizado el cuerpo de un hombre la mañana del miércoles en calles de la colonia Lomas de Lourdes, sin que éste haya sido identificado.
El hecho violento es el segundo que se registra en la capital de Coahuila en menos de 24 horas, ya que la tarde del martes a un costado de las vías del tren ubicadas en el ejido La Joya -por el rumbo de la carretera a Zacatecas- fue encontrado asesinado un joven.
Minutos antes de las siete de la mañana, al Sistema Estatal de Emergencias 066 fue reportado el hallazgo de una persona sin vida, la cual se encontraba tirada en el cruce de Paseo de las Cumbres y Paseo de Los Aguajes.
Agentes de la Policía Preventiva Municipal fueron los primeros en llegar al lugar donde permanecía tirado boca arriba un hombre de entre 35 y 38 años de edad, mismo que vestía playera tipo polo color azul con franjas blancas, pantalón de mezclilla azul y tenis color blanco.
Luego de confirmar que se trataba de una persona ejecutada, al sitio acudieron elementos de los diversos grupos de elite del municipio y del estado, además de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).
Asimismo autoridades del Cuarto Grupo de Homicidios y agentes de la Policía Investigadora de la Procuraduría General de Justicia, acudieron a tomar conocimiento de los violentos acontecimientos.
Personal de Servicios Periciales llevaron a cabo las diligencias de criminalística de campo correspondientes en las que localizaron cerca de la víctima tres casquillos calibre .9 milímetros.
El o los victimarios, dispararon al desconocido por la espalda, haciendo blanco en tres ocasiones a la altura de los pulmones, mientras que un cuarto impacto se alojó en la cabeza.
Finalmente el cuerpo fue retirado y trasladado al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia, a la espera de que sea reclamado por algún familiar.