Martes 02, Septiembre de 2014 Micro Weather
El Clima: Saltillo  20 °C
Documento sin título
Síguenos en:


Christian Montelongo | El Heraldo de Saltillo
Publicado: Septiembre 28, 2012
Imprimir    Enviar

Compartir: Facebook Twitter



Magdalena Martínez Carrillo, maestra del tercer grado sección "A" de la Escuela Primaria Justo Sierra, ubicada en la colonia Chamizal, fue acusada de maltratar física y moralmente a sus alumnos, a quienes ha llegado incluso a golpear con un dado en la cabeza.
Griselda Rodríguez, madre de uno de los niños afectados, informó a EL HERALDO que la docente en lugar de erradicar el bullying, con sus actos lo está sembrando entre los menores de siete y ocho años.
A decir de la quejosa, los pequeños reciben malos tratos por parte de la maestra a quien aún y con las quejas que ya varios padres de familia han hecho llegar personalmente a la directora del plantel, simplemente ésta no parece hacer algo al respecto y el problema continúa.
"Los trata muy mal, cuando los regaña les dice tontos, sonsos, babosos, parece estar salida del manicomio...hace días a un niño del salón se le cayó una mochila y regó todo el material, ella le dijo eres un tonto recoge todo baboso", manifestó la quejosa, quien informó que éste viernes por la mañana varios padres de familia acudirán a encarar a la maestra.
La señora Rodríguez manifestó que la docente siempre había dado clases en sexto grado, pero que en éste nuevo ciclo escolar le habían asignado el grupo de tercer grado, alumnos con los cuales ha demostrado tener cero tolerancia.
"Se supone que ésta para reforzar los valores de los niños y lo único que esta fomentando es el bullying, esperemos que con ésta nota las autoridades correspondientes pongan atención a lo que esta sucediendo", dijo molesta la madre de familia.
Y es que además de los insultos, Martínez Carrillo fue acusada de golpear con un dado de plástico en la cabeza a sus alumnos en una especie de correctivo, situación que ha ocasionado el enfado de los padres de los alumnos afectados.
Finalmente indicó que la directora ha protegido de cierta forma a la inculpada, debido a que con la excusa de que es muy buena maestra, al menos en su método de enseñanza, no puede hacer mayor cosa.