Sábado 01, Noviembre de 2014 Micro Weather
El Clima: Saltillo  10 °C
Documento sin título
Síguenos en:


Christian Montelongo / El Heraldo de Saltillo
Publicado: Diciembre 2, 2011
Imprimir    Enviar

Compartir: Facebook Twitter



Autoridades de la Fiscalía General del Estado investigan la extraña y repentina muerte de una menor de solo diez meses de vida, quien en fue sometida una operación del corazón en el Hospital del Niño. Sus familiares aseguran que se trató de una negligencia por parte del personal médico del nosocomio por lo que interpusieron formal denuncia.
Hace un mes y cuatro días la pequeña Melani Guadalupe Segovia Samaniego, quien padecía de "Tetralogía de Fallot", fue intervenida en el Hospital del Niño gracias a que sus padres la inscribieron a tiempo en el programa denominado "Corazón a Corazoncito", mismo que promueve el DIF Coahuila.
A la menor se le colocó un catéter el cual ayudaría al funcionamiento óptimo de su corazón, corriendo a cargo la operación de un cirujano estadounidense quien aseguró que todo había ocurrido con éxito.
Transcurrió poco más de una semana cuando la niña comenzó a enfermar de manera por demás extraña, pues días atrás los doctores - en específico una doctora de apellido Gaytán - les aseguró que pronto sería dada de alta.
A la menor se le inflamó el estomago y sus intestinos dejaron de funcionar al igual que el hígado, siendo que la única explicación que los padres de la bebita - Juan Francisco Segovia González y San Juana Magdalena Samaniego - recibieron por parte de los médicos, fue que ésta tenía amibas.
Fue al filo de las 3:00 horas de éste jueves que la menor falleció en el nosocomio, presumiendo los familiares que se debió a causa de una infección que contrajo en el quirófano del lugar.
Y es que a Martha Elena Cepeda Cisneros, abuela de Melani, una enfermera le aseguró que existía una bacteria en el Hospital del Niño, donde los directivos se negaron a entregarles a los deudos el expediente clínico de la menor.
Incluso la doctora de apellido Gaytan dio indicaciones a personal de la funeraria que llevaría a cabo el servicio de las honras fúnebres, que sepultaran el cuerpo en un espacio no mayor a cuatro horas, lo cual levantó más sospechas en los padres de la bebita, quienes acudieron ante la Fiscalía a levantar la denuncia correspondiente.
Ante tal situación el agente del Ministerio Público ordenó el traslado del cuerpo a las instalaciones del Servicio Médico Forense a fin de establecer cuáles fueron las causas precisas del deceso de la pequeñita.