ÍNDICE

0
305

Mario Vargas Llosa, Premio Novel de Literatura 2010, escribió en «Monólogo del Toro», contenido en el libro «Diálogo con Navegante»:

…Para usted, torero o aficionado, torear es una actividad que podría suprimirse sumiéndolo en la tristeza y la nostalgia, pero, para mí, la tauromaquia es la exclusiva razón de nuestra supervivencia. Por ella somos y existimos. Si ella desaparece, desaparecemos también. ¿O acaso existen toros bravos y ganaderías de lidia en los países donde no hay plazas de toros, ni toreros?

Queda pues en el aire la pregunta para quienes, como Rubén Moreira Valdez promueven la desaparición de las corridas de toros asumiéndose como defensores de los animales, ¿defienden a esta especie, o quieren que también desaparezca?

Al menos en el caso del ex gobernador no suena convincente que se trate de un genuino compromiso con la protección animal; su interés de promover a nivel nacional la prohibición de la tauromaquia parece un episodio más de su muina personal con Armando Guadiana Tijerina.

Y es que el diputado federal Moreira se enfoca exclusivamente en las corridas de toros, y omite por ejemplo las peleas de gallos, que en un principio intentó prohibir en Coahuila, pero luego tuvo que mandar corregir su reforma cuando le hicieron ver la importancia económica que para municipios del norte de la entidad tiene la crianza de aves de combate.

Y así como para que haya toros de lidia tiene que haber corridas, para que haya crianza de aves de combate, y que sea negocio, tiene que haber peleas, y estas sí que están vinculadas a otro tema que impacta directamente en una prioridad social y política: la seguridad pública, pues donde hay peleas hay apuestas, y ahí circula dinero de grupos delictivos, es bien sabido.

Moreira en Coahuila prohibió la fiesta brava, dijo que por evitar la crueldad con los animales, y cerró los casinos por seguridad. En las peleas de gallos hay crueldad, hay cruce de apuestas y hay presencia delictiva, las permitió. ¿Dónde están las prioridades y las convicciones?

Pero asumirse como defensor de los animales es un recurso fácil para jalar reflectores, hoy está de moda asumir esas posiciones. Esta semana tuvimos un ejemplo al hacerse público el video de una persona acuchillando a un perro en Piedras Negras. La noticia circuló en todo el país, y hasta en el Congreso de Coahuila hubo voces exigiendo castigo al responsable, que se dice incluso ya huyó de México.

En ese mismo contexto hubo una amenaza contra el alcalde de Piedras Negras, Claudio Bres Garza, quien ante la Fiscalía del Estado denunció tanto el maltrato animal como la amenaza que le hicieron, pero de este asunto nadie se ocupó. Ni a la sociedad ni a los políticos les importó el eventual riesgo para un ser humano, que además es una autoridad.

En Piedras Negras los temas de seguridad no son un juego ni puede simplemente ignorarse. Ahí ya mataron a un jefe de la policía y a un candidato a diputado federal, sin contar las ejecuciones que se han dado por años, y que todavía esta semana se siguen presentando, incluso contra el propio Bres Garza hubo un atentado cuando era candidato el año pasado. Pero la prioridad es el perro. En fin, luego no se asusten.

Por cierto, la denuncia de Claudio Bres la presentó ante el Ministerio Público Efraín Rogelio García Flores, quien dejó hace algunas semanas su cargo como Magistrado del Tribunal Superior de Justicia, anticipando su jubilación para retornar a Piedras Negras con su familia. Lo que no se ha precisado es si el abogado representa en lo personal al alcalde o tendrá alguna nueva encomienda oficial.

–o–

Generó reacciones el comentario de la semana anterior sobre que la designación de Francisco Saracho Navarro como titular de Inclusión y Desarrollo podría interpretarse como una estrategia de contención, precisamente ante la creciente influencia de Claudio Bres.

En las mesas de cafetologos, políticos, comunicadores y empresarios del Centro de la entidad, esas de tanto arraigo y fama por su aguda crítica, otra lectura le dieron, y de allá nos escribieron: «Saracho no es un contrapeso en la región norte tal es lo que pesa que se ha perdido Acuña las últimas elecciones, siguen siendo los mismos actores en diferentes puestos ya tuvieron la oportunidad de demostrar su valía y a mi punto de vista han quedado a deber… «

–o–

Cuatro movimientos al hilo en Torreón, enviar a Eduardo Olmos al PRI Municipal, las designaciones de Samuel Rodríguez, Flor Rentería y Héctor Estrada en cargos estatales, dejan en claro cuál es la prioridad política para el futuro inmediato.

Miguel Riquelme está enviando a operadores eficientes y cercanos para que recompongan el escenario electoral para el PRI con el propósito de recuperar terreno en las elecciones para renovar el Congreso local el año próximo.

Seguramente en lo sucesivo se verá también al gobernador con una mayor presencia en su tierra. Durante el año anterior hizo patria en Saltillo, consintió a la capital, se mantuvo constante en todo evento importante que aquí ocurrió. No es malo que así haya ocurrido, y además era necesario posicionarse en esta región al haber desarrollado toda su carrera política en La Laguna, pero la real competencia, la complicada está allá.

–o–

Quien está de regreso con un nuevo cargo a nivel federal es el ex fiscal Jesús Torres Charles, y no es una responsabilidad menor. Pronto habrá novedades.