Trazan jóvenes reunidos en el Parlamento “Desde el 68 al 2030” hoja de ruta para México y para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

0
223

Más de 130 jóvenes debatieron sobre aspectos vinculados a la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, a la luz de la conmemoración del 50 Aniversario del Movimiento estudiantil de 1968. 

  El Parlamento de jóvenes “Desde el 68 al 2030”, se llevó a cabo en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, convocado por la Oficina de la UNESCO en México, en conjunto con este espacio de la UNAM. 

Promover la cultura de la justicia y la memoria colectiva a través de los espacios públicos, incrementar la confianza en las instituciones por medio de la promoción de la denuncia y la participación crítica de la sociedad; incorporar de manera obligatoria materias relacionadas con el medio ambiente en todos los niveles educativos, e instrumentar el arte como agente de cambio, son algunas de las propuestas de estudiantes mexicanos reunidos en el Parlamento de jóvenes “Desde el 68 al 2030”, celebrado este martes 4 de septiembre en el Centro Cultural Tlatelolco.

En la reflexión colectiva, organizada por la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, participaron 130 estudiantes de nivel preparatoria y licenciatura provenientes de las universidades que dieron forma al movimiento del 68, es decir, el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma de Chapingo, el Colegio de México (Colmex) y la Universidad Iberoamericana, así como de otras instituciones de Educación Media tales como el Colegio Alemán, la Preparatoria Popular Mártires de Tlatelolco y el Colegio Madrid. 

En la discusión, que se propuso en el marco del Coloquio Internacional M68 Ciudadanías en movimiento, se hizo énfasis en la importancia de mejorar los esquemas educativos mediante el reconocimiento de la diversidad cultural de México, las desigualdades sociales y la necesidad de descentralizar la educación artística.

El ejercicio de reflexión culminó con un llamado a la acción por parte de todos los asistentes, al lanzar no sólo propuestas de acción, sino al crear una primera hoja de ruta en la cual plantearon compromisos propios con la sociedad, pero a la vez exigencias puntuales para que las instituciones públicas de México hagan su parte.

“Las conclusiones serán la base de un manifiesto para que su voz sea escuchada y resuene en las labores de la UNESCO, a través de diversas plataformas asociativas, donde ellas y ellos podrán sumarse”, señaló Nuria Sanz, Directora y Representante la Oficina en México. “Estamos en un momento transformador y juvenil, con necesidad de cambios”, dijo.

Por su parte, la subdirectora de Vinculación y Comunidades del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Sandra Lorenzano, remarcó: “Queremos seguir construyendo una memoria colectiva, con los aprendizajes que nos proporciona un movimiento como el del 68, pero con una mirada hacia el futuro que entre todos podemos crear”.

Además, José Manuel Valenzuela, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, señaló: “Las demandas de los estudiantes pusieron en jaque al status quo. Cuestionaron a los granaderos, a la criminalización de las reuniones civiles. Buscaban libertad en una sociedad que enmudeció, y ahora, además de honrarlos, nos toca poner sus reclamos en acción y ser más activos en nuestra identidad cívica”.

Este ejercicio de reflexión tuvo como propósito consultar a los jóvenes para conocer, desde su perspectiva, qué puede aportar el país a la comunidad internacional, en el marco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que busca poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático. (UNESCO)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here