CÁPSULAS SARAPERAS

0
226

FRANCISCO TOBÍAS H.

Lo Mataron con el Hacha

En esta ocasión te platico sobre un hecho que estremeció a todo Saltillo cuando aún no era ciudad y se llamaba la Villa de Santiago del Saltillo, allá por el año de 1665, cuando don Vicente de Voz Mediano encontró la muerte de manera violenta.

A don Vicente se le consideraba como “una persona de buen entendimiento”, bueno, eso lo decía el capitán Alonso de León, apodado “El Mozo”, quien fundará la Villa de Santiago de Monclova, hoy Monclovita la bella, pero volvamos al caso; el occiso se localizó en una acequia lejos de su casa. Vicente había sido asesinado con un certero hachazo en la cabeza. Las primeras sospechas recayeron sobre los vecinos más próximos de la acequia y quienes fueron aprehendidos por el alcalde mayor de la villa.

Toda la villa estaba confundida, no sabía nadie qué había pasado, pero cuando regresaron al lugar de los hechos las autoridades se dieron cuenta que había un rastro de sangre, había gotas que guiaban de donde venía el cuerpo de don Vicente, y al seguirlas se percataron que llegaban al mismísimo domicilio del muertito.

Al darse cuenta de ello, aprehendieron a su esposa e hija, quienes al principio negaron los hechos y lo ocurrido, pero después de arduos interrogatorios terminaron aceptando la realización de tan abominable homicidio.

Las dos mujeres narraron el acontecimiento, manifestando que lo habían planeado, esperando el momento de la cena para darle un certero hachazo en la cabeza a don Vicente, quien al no poder reaccionar, al poquito tiempo murió. Al suceder esto, las mujeres esperaron a que entrara más la noche para llevar el cuerpo lejos de casa, donde fue encontrado, y así confundir a todos, incluyendo a las autoridades.

Ellas alegaron malos tratos y vida infeliz al lado de Vicente, lo que no les valió ante la autoridad para alcanzar la libertad.

Así es, señoras y señores, aquel Saltillo antiguo se vio entristecido y ensangrentado por el asesinato de un hombre de “muy buen entendimiento”, una anécdota que la verdad no es para presumir pero sí para recordar.

 

 

Artículo anteriorACONTECER
Artículo siguienteINDICE
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here