La primera cajetilla mexicana con cigarros de mariguana

545
2175

La primera cajetilla mexicana de mariguana ya se encuentra en circulación. Con siete cigarrillos que contienen 3.5 gramos de mariguana, Flor de Caña es un producto 100 por ciento artesanal, elaborado con flores de mariguana de calidad cultivada por productores mexicanos. Sus creadores, el THC Crew, fueron también los responsables de organizar la Primera Copa Cannábica en México.

“El recibimiento ha sido increíble. Las lanzamos hace alrededor de diez días y hemos vendido más de 120 cajetillas”, dice Dani, fundador del THC Crew, notoriamente orgulloso, mientras muestra una de las cajas con porros armados. “Además ya tenemos un pedido de 700, pero como tenemos que pesar y rolar los porros, tarda tiempo”.

La cajetilla es de cartón, con una textura tersa similar a la caja de un celular. Al frente, tiene una gran letra M con los colores de la bandera de México. Al fondo, un patrón gris con hojas de mariguana sirve de base para crear una silueta de la Ciudad de México con el Ángel de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes, y algunos edificios icónicos. Al centro del empaque se encuentra el logo del THC Crew, y en la parte superior la marca: “Flor de Caña”. La cajetilla está sellada con un holograma con el logo del crew para evitar la falsificación.

“Flor de Caña en realidad es una subsidiaria del Crew”, explica Dany, y comenta que además de las cajetillas de cigarros, la marca distribuye chocolates, pomadas y ungüentos. “Para estas primeras cajetillas, toda la yerba es de lo que produce el THC Crew, pero en un futuro pensamos invitar a otros cultivadores mexicanos a que distribuyan sus plantas en cajetillas de Flor de Caña”.

La cajetilla que es de Shiva, una cepa índica del banco de semillas Sensi Seeds. Después de romper el logo y deslizar la parte interior de la cajetilla, el aroma de los porros penetra directamente, un indicador de la calidad del producto. Además de los porros, la cajetilla incluye varios cerillos y una lija para encenderlos. Y como el contenido total de la cajetilla es de 3.5 gramos, se encuentra dentro del límite legal de portación señalado por las leyes mexicanas. La idea, dice Dani, es que una vez adquirida la caja (la compra y venta siguen siendo ilegales en nuestro país), nada tiene por qué ser ilegal.

“Hicimos estas cajetillas para quienes conocen de mariguana y quieren tener un producto de calidad en sus manos”, dice Dani. “Hay quien piensa que son caras, pero es porque no solo estamos vendiendo la mariguana cultivada por nosotros, también es la banda que está forjando los porros, la idea creativa, el diseño y la marca”, y agrega que sus cajetillas no buscan sustituir el mercado de onzas y gramos que los mariguanos frecuentan, sino dar una opción para quienes busquen algo elegante y de calidad.  (EXCÉLSIOR | VICE)

 

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Comments are closed.