PLAZA CÍVICA

0
209

 FERNANDO NÚÑEZ DE LA GARZA EVIA

 El perdón a los lobos 

Ha comenzado la letanía del perdón a hacerse realidad. En un foro público las víctimas de la violencia centran sus demandas en la “justicia”, mientras que Andrés Manuel López Obrador centra sus respuestas en el “perdón”. A unas horas de distancia, AMLO se reúne con EPN, queda en libertad Elba Esther Gordillo, y se entrega la constancia de Presidente-electo. En una entrevista, uno de los hombres más cercanos al futuro mandatario habla de la “persecución” ejercida contra César Duarte. La congruencia en el perdón, la incongruencia en el combate a la impunidad.

Vicente Fox Quesada fue un Presidente ingenuo y, por lo tanto, incompetente. No usó el poder de la presidencia para llevar a la justicia a un mínimo de personajes públicos oscuros argumentando la necesidad de negociar para lograr sus reformas y mayor gobernabilidad. Las consecuencias fueron de esperarse: esos mismos personajes olieron la debilidad del Presidente encarnada en impunidad negociada, y lo mandaron por un tubo. Los resultados fueron de esperarse: decepción con su gobierno en lo inmediato, decepción con la democracia en lo mediato. Las advertencias frescas de una historia nacional ocurrida hace solo unos años.

El perdón criminal. El humano inventó el Estado porque “el hombre es el lobo del hombre”: su principal razón de ser es la seguridad y la justicia, disuadir y castigar la violencia. ¿Qué papel juega el perdón en la construcción del Estado, en la pacificación de las sociedades? Básicamente ninguno. En el primer foro en materia de seguridad convocado por AMLO en Ciudad Juárez, hubo silencio respecto del serio déficit de policías y jueces, pero mucha atención en perdonar y olvidar. “Respeto a quienes dicen: ‘ni perdón ni olvido’; yo digo: olvido no, perdón sí”, fueron las palabras del futuro Jefe de Estado y jefe de gobierno mexicano, diciéndoles asimismo que deben estar “dispuestos a perdonar”. ¿Cuándo se ha solucionado una situación de violencia derivada del crimen organizado a través del perdón? Nunca.

La justicia como verdugo de la educación. Por el corporativismo político la lideresa de un sindicato decidía la política educativa del país y, con ello, nuestro futuro en gran medida; por la politización del aparato de justicia esa misma lideresa se paseaba libremente, entró a la cárcel, y salió de ella. Justo en cambio de sexenio, con un Presidente entrante que se opone a la profesionalización educativa, que ha negociado con clientelas sindicales para llevarlo al poder, y que cuenta con un mensaje de perdón para todos aquéllos que lo apoyen, sale de la cárcel Elba Esther Gordillo.

El borrón y cuenta nueva como impunidad. El único gobierno que ha hecho del combate a la corrupción e impunidad una política sistemática es el de Javier Corral de Chihuahua; ante ello, no resulta raro que la Fiscalía de Chihuahua sea la mejor del país de acuerdo al World Justice Project, y que haya habido un enfrentamiento abierto con la administración de EPN. Pues quien ha sido propuesto por AMLO para dirigir la FEPADE, José Agustín Ortiz Pinchetti, comentó en un reconocido programa que “…Andrés Manuel ha prometido que no va a castigar a muchos de los personajes corruptos de esta época…”, y respecto de la intención de meter a la cárcel a César Duarte nos dijo: ”…ponerse a perseguir a estos personajes le quitan recursos y energías que deberían estar destinados al gobierno”. La justicia y el combate a la corrupción es una función fundamental de todo gobierno, pero perdonar impunemente apuntando el dedo no es prerrogativa de funcionario público alguno, ni del Presidente mismo.

Para construir el futuro se necesita combatir a los lobos con ideas y energía, inteligencia y voluntad. El perdón y el olvido, con el borrón y cuenta nueva que implican, solo construirán impunidad y augurarán la repetición de una historia trágica ya conocida.

 

www.plaza-civica.com           

@FernandoNGE

 

Acerca del autor
Licenciado en derecho por la Universidad Iberoamericana (UIA). Maestro en estudios internacionales, y en administración pública y política pública, por el Tecnológico de Monterrey (ITESM). Ha publicado diversos artículos en Reforma y La Crónica de Hoy, y actualmente escribe una columna semanal en los principales diarios de distintos estados del país. Su trayectoria profesional se ha centrado en campañas políticas. Amante de la historia y fiel creyente en el debate público.
×
Licenciado en derecho por la Universidad Iberoamericana (UIA). Maestro en estudios internacionales, y en administración pública y política pública, por el Tecnológico de Monterrey (ITESM). Ha publicado diversos artículos en Reforma y La Crónica de Hoy, y actualmente escribe una columna semanal en los principales diarios de distintos estados del país. Su trayectoria profesional se ha centrado en campañas políticas. Amante de la historia y fiel creyente en el debate público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here