LENGUAJE OFENSIVO

0
257

ARCELIA AYUP SILVETI

LENGUAJE OFENSIVO

¿Imaginas a Octavio Paz, Sor Juana, Salvador Novo, o a Rosario Castellanos refiriéndose a “los maestros y las maestras”? ¿O escuchar nuestro bello himno nacional: “Mexicanos y mexicanas al grito de guerra…”? Esta falta de respeto para nuestro rico lenguaje me remite al ex presidente Vicente Fox con el inicio de sus discursos políticos con el taladrante: “Chiquillas y chiquillos.” El caso extremo es cuando escuché un día a alguien diciendo en un programa de radio “las coahuilensas.” Sentí mucha pena ajena y busqué de inmediato otra opción en el espectro radial.

Me gustaría saber el origen de este “lenguaje incluyente” que intenta arropar a las mujeres para hacerlas sentir parte de algo. Un champú de cariño sin botella para que se sientan incluidas en los discursos principalemente políticos o empresariales. Lo considero un insulto a la inteligencia femenina, una manera de maquillar las palabras para que el género femenino se sienta bien y piense que están siendo tomadas en cuenta.

El lenguaje incluyente dista de acercarse a la equidad, por el contrario, pinta una línea divisoria entre ambos sexos, nos segrega y genera desprecio. Se ha convertido en un lenguaje sexista y ofensivo. Las feministas serias buscan la equidad en la vida real, en áreas de oportunidad profesionales, en la inclusión en cualquier campo de acción laboral, no entre las palabras de un discurso oficial.

Entre los muchos elementos a los que respeto porfundamente es el idioma español. Manifiesto mi desacuerdo por esta forma actual de manejar el “lenguaje incluyente” que atenta contra el lenguaje llano, imprescindible en documentos oficiales, juicios, leyes, comunicados y discursos políticos. Modificar el diccionario y agregar palabras a los discursos no terminará con el sistema patriarcal. Es tiempo de unión y de apoyarnos entre hombres y mujeres, de hacer equipo, de construir un mejor presente para cimentar un futuro vigoroso de todos; respaldado con propuestas y hechos que mejoren nuestro entorno, mucho más allá de exigir palabras y artículos en los discursos.

biznagaas@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here