LA VOLUNTAD Y LOS PROBLEMAS

19
299

HÉCTOR A. GIL MÜLLER

Todos tenemos problemas, enfrentamos obstáculos que nos demandan esfuerzos y ayuda y como resultado nos regalan crecimiento y experiencia, el infinito regalo de la vida. Si esto pasa en lo individual, es congruente que también ocurra en lo social, en la vida pública, en nuestro México.

Muchos y muy variados son esos problemas que enfrentan desde los pequeños pueblos hasta las grandes metrópolis, algunos se unen bajo motivos comunes, otras tienen diversas fuentes y todos causan molestia, rezago o dolor entre nosotros.

Un problema no solo requiere voluntad para corregirse, si bien en la gran fauna nacional, y llamo fauna; a la colección de problemas que tenemos, porque amenazan tanto como en el reino de lo animal, buscan dominar, consumen y crecen haciendo más temible el sendero, si todo ese cúmulo de problemas constituye una diversidad, no todos se resuelven con voluntad.

Todo buen político debe preocuparse por los problemas, pero también de las políticas y la política. Esto es; atender las políticas públicas para determinar si el gobierno cuenta con la voluntad suficiente para intervenir, pero también permite formular las preguntas si el gobierno quiere, puede y debe intervenir en los problemas, la solución a estos cuestionamientos debe filtrarse bajo la tarea de la política, viendo el futuro y la aprobación pública, pues bien es sabido que quien toma decisiones buenas, pero no correctas es sancionado por la opinión.

El mismo Maquiavelo decía que entre dos decisiones malas se debe optar por aquella que acarree mayor beneficio y menor malestar a su pueblo, esta idea se ha mal interpretado en el clásico “el fin justifica los medios” pero hace referencia a que el príncipe no podrá siempre tomar decisiones agradables a su pueblo, sino que es menester de un buen gobernante tomar decisiones responsablemente aun y cuando ello implique tomar decisiones no agradables.

Suponer que todos los problemas se abaten con voluntad es ingenuo y parece más una conclusión del pensamiento mágico. Muchos de los problemas que enfrentamos como nación son resultado de nuestro propio comportamiento, de la estructura de las instituciones, de la situación mundial, de factores de la producción y que si bien la voluntad juega un detonante para su solución no podemos concluirlo así.

Cambiar algo requiere un cinco por ciento de inspiración y un noventa y cinco por ciento de transpiración, pareciera que la voluntad de hacer las cosas corresponde a ese primer porcentaje. Si bien es menester de cualquier buen trabajo mantener la vertical del impulso, es decir, la voluntad de solucionarlo, pero entender que no sólo por querer se cambian las cosas.

Toda la perorata anterior significa: Enfrentemos los problemas que nos aquejan como país desde la planeación y la ejecución inteligente, no basta solo la voluntad, sino que esta debe acompañarse de muchas otras bondades. El Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, debe afrontar la toma de decisiones, no podrá someter al escrutinio público todo. Debe entender que es su responsabilidad histórica y nacional, atender los problemas mediante las políticas, entendiendo que la política no es el convencimiento sino la responsabilidad por el bien común.

Yo Soy Héctor Gil Müller, y estoy a tus órdenes.

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Comments are closed.