CÁPSULAS SARAPERAS

0
337

FRANCISCO TOBÍAS H. 

El robo de las cuatro mulas

En esta ocasión te platico de un robo que sucedió en esta hermosa ciudad de Saltillo, cuando aún era la Villa de Santiago del Saltillo y acontenció el 30 de noviembre del ya lejano año de 1814.

El afectado fue Alejandro Sánchez, quien se apersonó con don Juan Marcelino González, quien tenia funciones policiales y judiciales, ya que se desempeñaba como alcalde ordinario de segunda elección. Y es que a Alejandro le robaron cuatro mulas que estaban en su agostadero.

Debido a que Alejandro no tenia ni idea de quien le habia robado sus mulas, don Marcelino, quien se encargaba del mantenimiento del orden y la seguridad pública le extendió un documento dirigido a los jueces, politicos, militares, dueños de haciendas, así como a los administradores, mayordomos y caporales, para que el afectado pudierá entrar a cualquier propiedad en busca de sus mulas, de hecho el documento original dice y cito textual: “Exhorto, ruego, encargo y suplico a los señores justicias donde éste se presente, que lo atiendan protegiéndolo con los auxilios que necesite, aprehendiendo al agresor o agresores, castigándolos severamente por el delito de robo para que no quede impune, haciendo que regresen las mulas, paguen los costos, perjuicios y atrasos y sean en la cárcel pública y queden escarmentados en lo futuro”.

Estimada y estimado Saltillense, déjeme comentarle que seguí investigando en el archivo municipal lo referente al robo de las cuatro mulas, y siento decirles que no encontré mas información, ni de las mulas, ni del ladrón o de los ladrones, ni de Alejandro.

Espero que en aquellos días ya a finales de 1814, quien tuviera mulas las haya amarrado y cuidado para que no se las hayan robado.

Artículo anteriorMEGALODÓN
Artículo siguienteCAFÉ POLÍTICO
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here