CÁPSULAS SARAPERAS

10
328

 FRANCISCO TOBÍAS H. 

Don Armando Martínez Castellanos 

En esta ocasión te platico de don Armando Martínez Castellanos, quien nació en esta bella ciudad de Saltillo hace ya más 77 años en la calle de Maclovio Herrera. Don Armando,  desde hace más de 66 años, desempeña el oficio de sastre saquero, trabajo que aprendió de su cuñado Osvaldo Suárez a mediados del siglo pasado. Durante un periodo de su vida tuvo que trasladarse a la Ciudad de México para buscar mejores oportunidades laborales y mejores ingresos familiares, pero el cariño por su patria chica, Saltillo, hizo que regresara a esta hermosa tierra.

Su primera lección para aprender el oficio de sastre duro tres días, en los cuales aprendió a utilizar el dedal, de una manera muy peculiar ya que lo mantuvo amarrado entre sus dedos, para así poder acostumbrarse, esto cuando Armando sólo contaba con la edad de 13 años.

Su primera chamba fue la elaboración de un pantalón que hizo para su hermano Carlos y su primer sueldo fue de 50 centavos, salario que devengaba de manera semanal, de los cuales la mitad era para los gastos de la casa que le entregaba puntualmente a su mamá y el resto para él.

En una ocasión, al inicio de su vida laboral, de manera rebelde le pregunto, a su madre: ¿Por qué me quitas la mitad de mi sueldo? y ella le contesto: “para que tengas derecho a comer. No trabajas no comes”.

Actualmente ubicado en la calle de Abasolo casi donde topa Otilio González, le enseño a sus hijos, Fernando, Marcos y Jaime, este noble oficio quienes por cierto tampoco se libraron del dedal amarrado.  Don Armando recuerda que el primer traje que hizo fue para al relojero Jesús Dávila.

Cuando le pregunte qué era lo que más le gustaba de aprender el oficio de sastre, me contestó, “no, si no me gustaba, yo quería ser músico”. Oficio que le fue negado, ya que no pudo aprenderlo por la necesidad imperante que tenía de trabajar, pero afirma que con el tiempo le agarro cariño a la ocupación de sastre. Trabajo que siempre ha desempeñado con las famosas máquinas de coser Singer.

Si tienes problemas con tu pantalón, traje o saco, ven con don Armando la experiencia de más 66 años avalan su trabajo, en verdad si alguien sabe de sastrería en Saltillo es don Armando, un Saltillense como muchos que tenemos y que vale la pena presumir.

Acerca del autor
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.
×
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.

Comments are closed.