AUNQUE MOMENTANEAMENTE, RUSIA DISFRUTA EL MUNDIAL

29
436

 RD GONZÁLEZ

Unos días después de la sorpresiva victoria en penales de Rusia sobre España en la copa del mundo, parece ser un buen momento para entrar más a fondo en la manera que este evento está afectando al país anfitrión.

Conocido, entre otras cosas, por su seriedad y estricto régimen gubernamental, Rusia esta viviendo un fenómeno que rebasa las expectativas de los entes internacionales. Existía un gran escepticismo tras ser seleccionada en el 2010 como sede para el mundial 2018 y hasta la fecha muchos permanecían dudosos del papel que desempeñaría tanto como país como equipo de futbol. Después de todo, Rusia, equipo con ranking #70 del mundo (el más bajo entre todos los participantes), clasificaría automáticamente a la contienda. Todo esto sin siquiera mencionar el escandalo de anti doping que sufrió en las olimpiadas de invierno de Sochi hace apenas 4 años.

Llega el mundial y no solo Rusia impresiona en lo futbolístico al tener su mejor desempeño desde aquellas remotas épocas de la Unión Soviética en 1966 (quedaron en cuarto lugar), pero también impresiona en la experiencia vivida por los fanáticos.

La copa del mundo le ha dado a Rusia la oportunidad de observar como podría verse su país: relajado, abierto, libre.

Todo comenzó con hinchas de diferentes equipos de América invadiendo las calles con sus marchas, banderas, canticos y más. Para los Rusos esto era un territorio completamente nuevo ya que juntarse dos o más personas con algún tipo de señalamiento o estandarte es ilegal, dándole a la policía libertad total de arrestarlos. Sin embargo, la combinación de alegres turistas de todo el mundo y la gran actuación de Rusia en el mundial han ocasionado un cambio en la manera de operar de la policía rusa.

Lo que comenzó con solo turistas teniendo cierto “descanso” de la ley rusa se a adherido a los mismos ciudadanos rusos, quienes celebraron intensamente la victoria de su equipo incumpliendo innumerables veces las estrictas leyes de su país sin consecuencia alguna. Policías se ven amigablemente conviviendo con los ciudadanos y sus bebidas, inclusive uniéndoseles una vez que sus turnos culminaran. A pesar de los juicios de muchos, Rusia ha logrado convertir el mundial en un evento auténticamente divertido.

Igual de destacable son los pocos incidentes de violencia que se han presentado. Los Hooligans, un grupo de fanáticos con un largo historial de agresiones, no han hecho ninguna aparición remarcable.

Si bien Rusia está recibiendo una probada de cómo podría verse su país, la mayoría de los ciudadanos y el cuerpo policial están conscientes que solo es cuestión de tiempo para que todo regrese a su acostumbrada rigidez. Es fácil observar un ejemplo claro de que no todo esta bien para los rusos al tornar la mirada a su presidente, Vladimir Putin, quien esta usando la conmoción del mundial para redactar una nueva ley que eleve la edad de jubilación hasta los 65 años para los hombres y 63 para las mujeres.

“Tenemos un gobierno represivo, pero no por ahora, porque estamos teniendo una fiesta.” dijo un fanático ruso celebrando en las calles.

Rusia ha hecho un gran papel como anfitrión del mundial y en el proceso ha tenido la oportunidad de experimentar con un mundo más libre y alegre, aunque al final del día resulte ser solo una ilusión momentánea.

 

renedanielgonzalez@hotmail.com

 

@renedgonzalez

 

 

 

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Comments are closed.