La actividad sexual puede tener influencia en el rendimiento de los deportistas  

Foto: Pixabay

La abstinencia podría generar un estado de estrés más fuerte para cuando los atletas se enfrenten a la justa en la que van a participar

La actividad sexual y el rendimiento físico son temas recurrentes entre los deportistas de alto desempeño y sus entrenadores al momento de enfrentar una competencia de alto rendimiento, porque se tiene la creencia que las relaciones sexuales influyen en los resultados individuales o del equipo.

Sin embargo, la ciencia no ofrece estudios concluyentes sobre el fenómeno, “hay quienes dicen que ejercer conducta sexual sí afecta a los atletas y otros que no; pero la ciencia no tiene una conclusión certera, hace falta mayor investigación de tipo científico para poder dilucidar el tema”, aseguró Alonso Fernández Guasti, investigador del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav y especialista en conducta sexual.

En los varones se ha sugerido que la actividad sexual antes de una competencia, pero no inmediata (una o dos noches previas), sí influye en su desempeño; se ha mencionado que es buena porque llegan a su competencia más relajados, contentos y con mayor ánimo, aspectos relacionados con su emocionalidad, explicó el investigador.

Cuando los seres humanos tienen relaciones sexuales su motivación cambia y son más felices, eso les hace tener mejor rendimiento físico; en cambio, la abstinencia sexual les podría generar un estado de estrés más fuerte a la hora de enfrentar la justa en la que van a participar.

“Insisto, los estudios no son concluyentes, son meras sugerencias en uno y otro sentido; hay entrenadores que tienen estrictamente prohibido a sus jugadores tener relaciones sexuales y otros las promueven, evidentemente no dos minutos antes salir a la competencia, pero sí uno o dos días antes porque las creen benéficas para los deportistas”, señaló Fernández Guasti.

Se requiere tener un estudio serio para comparar el desempeño de los futbolistas, por ejemplo, en ambas situaciones, pero evidentemente los resultados de este estudio deberían tomarse con cuidado, ya que el resultado de la competencia no depende de una sola persona, son once, más los de la banca e intervienen factores como el rival o el clima.

No se puede suponer que ganar o perder un encuentro de futbol depende sólo de la actividad sexual que hubo o no antes del encuentro, sostuvo el investigador. Si la actividad sexual tuviera alguna influencia en el rendimiento físico, sería de tipo emocional y fisiológico, aunque aquí también hay controversia.

Desde el punto de vista fisiológico, el especialista citó un estudio de Anthony Hackney, publicado en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise, donde se concluye que los deportistas de alto rendimiento tienen problemas de fertilidad; en las mujeres ya se ha demostrado que las gimnastas con rendimiento muy alto también tienen problemas de fertilidad.

El estudio de Hackney encuentra que los varones deportistas de muy alto rendimiento tienen menos interés sexual que los hombres con prácticas de ejercicio moderado o regular, pero no extremo, y en ello contrasta con la población general que tiene más interés o más actividad sexual.

Los hombres con alto rendimiento físico presentan por lo menos dos factores que son afectados en desempeño sexual: la fatiga y un cambio a nivel fisiológico, incluso, se sugiere una reducción de los niveles de testosterona.

Desde el punto de vista emocional, la actividad sexual otorga tranquilidad y su relación con el desempeño físico resulta interesante, “porque evidentemente el ejercicio de la sexualidad es benéfico para el individuo; estudios de Beverly Whipple, especialista de la sexualidad humana, demuestran cómo los individuos que ejercen su sexualidad son más felices, sufren menos y tienen mayor motivación”, aseguró Alonso Fernández.

Se sabe que las personas con un ejercicio regular de su sexualidad tienen mejor salud, incluso en temas como la inmunidad; debería estar bien establecido que el ejercicio constante de la sexualidad permite a las personas sufrir menos infecciones, a diferencia de quienes no lo tienen.

En resumen se podría decir que la sexualidad o abstenerse de ella por parte de los deportistas antes de una justa importante, no es el responsable de los malos resultados de algunos equipos, “sin duda no es ese el factor que determina un triunfo o una derrota”, afirmó Alonso Fernández Guasti. (CINVESTAV)

Comenta aquí este artículo:

comentarios