La Fe en el Venerable Siervo de Dios Jesús María Echavarría y Aguirre, 3er. Obispo de Saltillo.

0
258

 

hgthfg

 

“El justo vive por la Fe”  Rom 1,17

Monseñor Jesús María Echavarría y Aguirre es Preconizado 3er. Obispo de Saltillo el 16 de diciembre de 1904 en Culiacán, Sinaloa.

Con gran FE, acepta el cargo para Obispo de una Diócesis completamente en pañales: unos cuantos sacerdotes que no llegaban a diez y una extensión territorial de 152,000 Km2 hizo sentir a todos los que convivían con él esa Fe granítica que mueve montañas y que realiza imposibles, recorriendo en carreteras o vehículos tirados por animales en aquel tiempo las inmensas distancias de Saltillo a Piedras Negras, o de Saltillo a la Laguna; llegando hasta Cuatrocienegas  y Ocampo y visitar el inmenso desierto.

Monseñor Echavarría manifestó claramente en su vida la fides o certeza de la FE, de sus apuntes espirituales se extraen los siguientes pensamientos:

“La FE es la virtud que tanto ilumina al entendimiento como inclina la voluntad de creer firmemente la palabra de Dios que se nos propone por medio de la Iglesia…. Debe ser amada y debe ser preferida a todo tesoro… y desearse sobre otro cualquier deseos, y guardarse con suma solicitud, sin fe es imposible agradas a Dios”. J.M.E.

En sus escritos encontramos su iluminación.

Práctica: ¿Qué requiere la FE de mi?

“En primer lugar, que yo me muestre agradecido por el don de la FE de  mi bautismo y esto mismo enseñar a los fieles. Además debo aumentar y perfeccionar en mí la FE para que sea tal cual debe ser en un sacerdote: Viva, no nebulosa: Así como la visión de una cosa próxima, como una visión lejana que sea eficaz y operativa, no inerte y muerta….” Si tenéis FE como un grano de mostaza, nada os será imposible.

 

¿Se manifiesta mi FE en las obras?

Crece nuestra FE mediante la divina gracia que debemos pedir frecuentemente…”Señor aumenta en nosotros la FE, ayuda mi incredulidad”.

  • “Crece mediante nuestra cooperación empleando los ejercicios de piedad con los cuales se fomenta y robustece nuestra fe; es decir la meditación, la lección de la Sagrada Escritura, una devoción particular al Santísimo Sacramento”….
  • “Crece por la vida de FE; esto es, viviendo según los documentos de la FE, no según los sentidos a ejemplo del Apóstol que dice: “aunque vivamos en carne miserable no militamos según la carne”.
  • “¿Acaso con el celo ardiente ando solícito en conservar y aumentar íntegro el tesoro de la FE en los fieles de Cristo… removiendo la mala prensa y enseñando claramente la doctrina cristiana?”

Nada protege mejor la FE que una sólida instrucción cristiana;, así como nada dispone más a la falta de Fe, que la ignorancia.

“¿Cómo enseño en la catequesis…? ¿Qué he omitido en esta parte? ¿Qué haré en lo de adelante?”  J.M.E.

Mons. Echavarría tuvo realmente una FE heroica, veamos por qué:

Con sus 46 años emprendió tareas llenas de una FE inmensa, porque para trabajar en las condiciones políticas sociales se necesitaba precisamente eso, una Fe que sobrepasaba los límites de lo puramente humano.

Al vivir su FE el Siervo de Dios era un hombre recto, de una sencillez admirable, quien  en toda su vida, en su FE evangélica buscaba siempre realizar la voluntad de Dios, frecuentemente oraba esta oración:

“Guía Señor mis pasos y haz que todas mis determinaciones sean según tu voluntad”        10 enero 1945

Se percibe en él, el influjo de Dios en su FE profunda vivida en su vida espiritual, sacerdotal, episcopal, apostólica y misionera.

En su vida de FE siempre quería agradar a Dios en todos sus pensamientos, apostolado, acciones y oraciones por eso estaban encomendados a dar gloria a Dios.

Al leer y profundizar sus escritos, sus diarios y memorias, en las circulares enviadas a los sacerdotes de la Diócesis, las cartas a su familia se contempla al hombre de FE Evangélica completamente convencido de su pertenencia a Dios y a la Iglesia a su Consagración Sacerdotal su misión pastoral y de su amor filial a la Sma. Virgen María.

Veamos lo que nos dice el Padre Francisco Boone Murillo. Test. No. 170

“Siendo yo niño le ayudaba al Señor Obispo en la celebración de la Misa, desde entonces me formé yo la idea de que el Señor Obispo era un hombre de Dios, de tal manera que me sentí atraído por esa situación que empecé a sentir deseos de irme al seminario… y más adelante cuando me tocó la oportunidad de conocerlo más de cerca fue a mi regreso de Montezuma, Nuevo México. U.S.A. cuando por no tener la edad para ordenarme de sacerdote, tuve la dicha de convivir con él varios meses.

A mí me tocaba ayudarlo en la Santa Misa y siempre me quedaba impresionado cuando escuchaba afuera de su cuarto antes de salir a la celebración, lo escuchaba hablarle al Señor, hablarle a Nuestro Señor, me detenía yo, y me quedaba maravillado de veras, de oír con qué fervor, con qué cariño, le hablaba en voz alta a Nuestro Señor Jesucristo, pensando que nadie lo estaba escuchando, y así pasaba, no sé, desde que yo me despertaba, después que yo me levantaba para ir a arreglar las cosas para la Santa Misa, no se desde que horas estaría en esa preparación ferviente, fervorosa, pero así en una manifestación de AMOR muy especial al Señor, ya después de eso salía de su cuarto e íbamos a la Santa Misa”.

El Venerable Siervo de Dios era un Apóstol verdadero de la FE y nos dio ejemplo como su vida de que viviéramos ese espíritu de FE sobre todo en la sumisión a la Iglesia y a los superiores y como religioso, más aún nunca desesperar de la misericordia de Dios, sobre todo cuando el Señor nos manda pruebas. Yo sé, decía él, que todas(os) tienen problemas familiares, porque nunca faltan, pero pedirle al Señor con FE y Esperanza porque EL lo dispone todo. Nuestro Padre el Siervo de Dios vivía la FE como un profeta, como un apóstol, como un verdadero padre de la Iglesia. Se le notaba que tenía trato con Dios, siempre estaba en oración, cuando no estaba en sus ocupaciones. Se preocupaba por la gloria de Dios siempre, era todo su ideal.

“El Discípulo de Cristo no debe solo guardar la FE, debe vivir de ella y también profesarla, testimoniarla con firmeza y difundirla” “Todos los cristianos deben estar preparados para confesar a Cristo delante de los hombres y a seguirle por el camino de la cruz en medio de las persecuciones que nunca faltan.

Vivimos con una FE profunda, viva práctica, así viviremos nuestro Bautismo donde recibimos la FE como un regalo del Espíritu Santo.

ORACION

 

Para pedir Favores

 

Señor Dios Omnipotente y Misericordioso

Tú eres nuestro Padre a quien

Confiadamente acudimos en nuestras necesidades.

 

Te pedimos humildemente tu ayuda por intercesión de tu Venerable Siervo

JESUS MARIA ECHAVARRIA Obispo,

 

Para quien imploramos que tu

Santa Iglesia, lo eleve al honor de los altares.

Por Jesucristo, tu Hijo, Señor Nuestro. Amén

 

(PETICION)…………“Jesús María Echavarría” amado y humilde pastor  por las gracias que el Señor te da, alcánzanos este favor

(se repite tres veces)

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Si recibes algún favor  o gracia comunícate a:

Fco. Murguía 473 Nte.  Zona Centro

Tel. fax 412 57 74  y 414 16 87

 

E-Mail: jesumaria34@hotmail.com

Pag. Web: www.jesusmariaechavarria.org.mx

Facebook: causa.jesusmaria@facebook.com

 

Los esperamos este día 5 de septiembre en la Catedral de Saltillo, se abrirá la Cripta de Mons. Jesús María Echavarría de 4:00 a 7:00 p.m.

No faltes

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Comenta aquí este artículo:

comentarios